Carta de Alta consejera para los Derechos de las Víctimas, Ángela Anzola

Noticias destacadas de Opinión

Con referencia a la nota publicada el lunes 17 de julio de 2017 por EL ESPECTADOR, sobre la población víctima del conflicto armado registrada el Distrito, la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación -ACDVPR- solicita amablemente  la rectificación sobre cifras correspondientes a registros por declaración de hechos victimizantes, datos de residencia y a las labores en Asistencia y Atención prestadas por esta entidad, las cuales presentan imprecisiones según lo publicado. 

En cuanto a los datos sobre seguimiento y monitoreo a población víctima del conflicto armado registrada en Bogotá, se realiza a través de  la Unidad Nacional Administrativa para la Reparación Integral a las Víctimas del Conflicto Armado -UARIV-, una vez se incluye a la persona dentro del Registro Único de Víctimas -RUV- registro en donde se incluye las declaraciones de víctimas, que se maneja a través del Formato Único de Declaración -FUD-, para luego responder a esta población con la asistencia a que tienen derecho según la Ley 1448 de 2011.

La Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, por su parte, a través del SIVIC (Sistema de Información de Víctimas del Conflicto), da cuenta del registro por número de atenciones a víctimas de conflicto armado que acuden a los Centros Locales de Atención a Víctimas -CLAV-. Esto incluye las Medidas de Ayuda Humanitaria Inmediata (alojamiento transitorio, alimentación, etc.) que se prestan incluso cuando la persona no ha sido incluida formalmente en el RUV.

Algunas precisiones:

  • La Red Nacional de Información de la UARIV provee datos históricos por declaración de hechos victimizantes y por ocurrencia de hechos victimizantes en los entes territoriales, incluido el Distrito Capital de Bogotá.
  • El SIVIC es la fuente de información manejada por la ACDVPR, está en funcionamiento desde septiembre de 2010. Este sistema contiene los datos de las personas víctimas del conflicto armado, según las declaraciones de estas personas en los CLAV.
  • No todas las víctimas del conflicto armado registradas como residentes de Bogotá D.C. son acreedoras de medidas de Ayuda Humanitaria Inmediata -AHI-, por tanto, no se puede estimar un porcentaje de eficiencia de la labor institucional desde un cálculo sobre el total de personas registradas históricamente como residentes desde el RUV. Es decir, la cifra total histórica de personas que han declarado en Bogotá D.C.  desde la entrada en vigor de la Ley 1448, en 2011, no es correspondiente para comparar y medir el número de atenciones bajo medidas de AHI en la actualidad.            
Los puntos específicos que requieren aclaración son los siguientes:

1.Información publicada: “En total, según cifras de la Alta Consejería para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación, en los últimos años se han reportado alrededor de 639.000, de las cuales 351.187 se quedaron a vivir en la capital. De ellas, sólo 22.157 (6,3 %) reciben ayuda humanitaria del Distrito”.

Aclaración: La cifra de 351.187 víctimas registradas con residencia en Bogotá, es una cifra histórica, publicada por la Red Nacional de Información. Muchas de estas víctimas residen en Bogotá desde antes de la sanción de la Ley de Víctimas 1448 de 2011, por lo que son un universo inadecuado para evaluar una política pública posterior. Tampoco es claro en el artículo que ese 22.157 no es un acumulado histórico, sino corresponde a la atención 2016-2017. 

Asimismo, es importante tener en cuenta que no todas las personas que acuden a los Centros Locales de Atención a Víctimas (en adelante CLAV) requieren las mismas medidas por lo que el cálculo de ayuda de AHI debe darse con mayor especificidad.  Por lo tanto la cifra 351.187 (histórica y reportada por el RUV) no debe ser comparada con 22.157 (Entre los meses de enero de 2016 y mayo de 2017 y reportada por el SIVIC).

La medida de Ayuda Humanitaria Inmediata[1] que entrega la ACDVPR, por ser de carácter prioritaria e inmediata, se hace de manera previa a la valoración de la declaración que realiza la Unidad para las Víctimas para inclusión en el Registro Único de víctimas -RUV- de acuerdo con lo definido en el artículo 3 de la Ley 1448 de 2011. Para la entrega de la Ayuda Humanitaria Inmediata (AHI) no se necesita estar inscrito en el RUV. Hay personas que incluso obtienen AHI y posteriormente no son incluidas en el RUV.

En resumen, no es posible concluir,  ni asegurar que sólo 6,3% de las víctimas de Bogotá han recibido AHI, dado que:

  1. Ésta ayuda se brinda al 100% de las personas que la requieren y la demandan en los CLAV
  2. No todas las víctimas requieren esta ayuda según su caracterización en el SIVIC con sus datos autorreportados;
  3. El SIVIC, que es la fuente de información de la ACDVPR, tiene un universo total de 263.277 personas reportadas como víctimas (en vez de 351 mil, que es el dato del RNI-RUV)
2. Información publicada: Radiografía de víctimas en Bogotá:

Condición económica

El 48% se encuentran en condición de pobreza. El 24% se  encuentran en condición de pobreza extrema. De acuerdo con el registro único de víctimas (RUV), el 48 % de ellas están en condición de pobreza y el 24 %, en pobreza extrema. En materia de educación, la mitad no terminó el bachillerato y la mayoría tiene tan solo tres grados de escolaridad, cuando el promedio en Bogotá es de nueve.

Aclaración: El Registro Único de Víctimas (RUV) no publica estas cifras. Se solicita a El Espectador la aclaración de fuente y corte de cada una de las cifras y datos que fueron publicados.                             

3. Información publicada: “Hubo gran expectativa con las 100.000 viviendas gratuitas. Ahora, todo el mundo quiere una y ya no hay. Tengo respeto y admiración por el presidente Santos, pero esa política sí me pareció una mala idea, porque generó una expectativa irreal. Tenemos una opción de subsidio para adquirir una casa, pero no es que sea gratis. Tienen que pagar una parte”, dijo Anzola.

Aclaración: Respecto al tema del programa de vivienda que adelanta el Distrito las palabras textuales de la Alta Consejera fueron:

“Se generó una expectativa, con el programa del Gobierno, de las 100.000 viviendas gratuitas, se generó una expectativa muy grande, porque todo el mundo quiere vivienda gratis y ya no hay. Tengo mucho respeto y admiración por el presidente Santos, sobre todo por lo que hizo por el proceso de paz, pero esa política sí me pareció una mala idea, porque creas una expectativa que en nuestro país no es real y las víctimas, 8 millones en el país, todas quieren vivienda gratis. Lo que quedó de esas 100.000 viviendas gratuitas se fue para la parte rural. Acá hay opción de unir subsidio de la Nación con subsidio del Distrito y hacerte a una casa, pero no es gratis”.  

4. Información publicada: Recientemente, el Distrito comenzó un programa de formación técnica, llamado “Incubadoras de Sueños”, con el que pretenden vincular a las víctimas en procesos de educación superior, pero con opciones laborales. La idea es que puedan organizar el tiempo y realizar las dos actividades, para reducir las tasas de deserción y, según Anzola, para “que puedan hacer más cosas, que ser panaderos o peluqueras, porque muchos tienen saberes ancestrales de lo que es el campo, como proteger el bosque. Si podemos atar al tema ambiental y cultural de la ciudad, sería gente muy valiosa”.

Aclaración: La estrategia Incubadora de Sueños, brinda formación de nivel tecnológico, por ciclos propedéuticos, que permite una posterior profesionalización. Muy diferente al nivel técnico que es limitado. Respecto a este tema las palabras textuales de la Alta Consejera fueron: “Tenemos un programa que se llama la Incubadora de Sueños que es educación para hacer tecnólogos, que como es por ciclos propedéuticos pueden puede pasar a ser profesional. Ellos solo tienen acceso a un tipo de cosas, la idea acá es que puedan estudiar, a través de estas becas, tecnólogos y la idea es que quienes quieran pasar a ser profesionales les demos la posibilidad de serlo, pero que no estén supeditados a estudiar solo textiles, peluquería o panadería, no podemos tener a la gente sin más opciones, porque tienen saberes ancestrales de lo que es el campo, saberes de cuidar un bosque, que si uno lograra atar eso con el tema ambiental, cultural, con educación, con trabajo social sería gente muy valiosa que no podemos desperdiciar por no darle las oportunidades. Lo que quiere la Alta Consejería es ayudarles a que tengan esas oportunidades”.

5.  Información publicada: “Por eso, una de las principales opciones es Bogotá, donde, de acuerdo con Jenny Pérez, víctimas del conflicto y miembro del grupo del costurero del Centro de Memoria Histórica, se enfrentan a un choque cultural…”

Aclaración: “El Costurero  de la memoria” es una iniciativa de las víctimas, y el Centro de Memoria , Paz y Reconciliación facilita el espacio. Este proyecto se realiza con el apoyo de la Fundación Manuel Cepeda y la Asociación Minga, esta iniciativa tiene el propósito  de desarrollar la capacidad de escucha, de interpretación, seguimiento y construcción de relatos escritos y visuales a través de diversos ejercicios.

6. Información publicada: “En ese mismo encuentro, el concejal Antonio Sanguino (Alianza Verde) resaltó la necesidad de invertir en los programas de posconflicto en la ciudad. “El gobierno actual de Bogotá no les da la importancia a los acuerdos. En la discusión del Plan de Desarrollo, hubo un desmonte brutal de la política de víctimas de la anterior administración, en los programas, las metas y hasta la asignación de recursos. Pasamos de un $1 billón a aproximadamente $200.000 millones”. Incluso —advirtió el concejal— hace poco se aprobó una adición presupuestal de cerca de $2 billones, pero tampoco se asignó presupuesto para atención de las víctimas”.

Aclaración: El presupuesto de la ACDVPR 2012-2015 fue de 90.980 mil millones de pesos constantes de 2016. Para el 2016-2020, en el marco del Plan de Desarrollo Bogotá Mejor para Todos, el presupuesto aprobado fue de 115.361 mil millones de pesos constante de 2016. Tan solo para la vigencia 2016-2019, el presupuesto alcanzó un valor de 100.766 mil millones de pesos constantes de 2016.

El presupuesto del Plan de Acción Distrital (PAD) 2012-2015 (este es la hoja de ruta del Distrito para implementar la política de víctimas), fue de 1,23 billones de pesos constantes de 2016. El PAD plurianual 2016-2020 aprobado en julio de 2016 y ajustado en 2017, cuenta con un presupuesto de 1,76 billones de pesos constantes de 2016.

Cordialmente,

Ángela Anzola De Toro

Alta Consejera para los Derechos de las Víctimas, la Paz y la Reconciliación -ACDVPR- 

 


[1] Esta ayuda consta de: alojamiento transitorio, alimentación, traslados de emergencia y elementos de aseo, entre otros. Dado que las víctimas tienen distintas necesidades al momento en el que acuden a los Centros Locales de Atención, CLAV estas reciben los apoyos de acuerdo a lo manifestado en su declaración.

Comparte en redes: