Por: Alberto Donadio

Carta a L.C.S.A.

DOCTOR SARMIENTO ANGULO: EL Miami Herald acaba de vender el terreno donde se levanta el edificio del periódico por 236 millones de dólares a un conglomerado de Malasia que tiene casinos en todo el mundo.

Es un triste final para un gran diario. En los años setenta Gene Miller publicó en el Miami Herald más de 100 artículos para demostrar que dos convictos de la raza negra estaban injustamente condenados y obtuvo dos veces el Premio Pulitzer. El Herald estuvo siempre en contra de la dictadura de Pinochet y de otros regímenes militares en América Latina. El periódico no se cierra, pero ha tenido que vender su principal activo, que no eran su nombre y su good will y sus rotativas, sino el inmueble, la tierra. Allá lo condujo la crisis de la información impresa en papel, que no la crisis de la información, un bien cuya demanda sigue creciendo. Esta crisis, doctor Sarmiento Angulo, le da a usted una oportunidad que le ruego aprovechar antes de que se le adelante otro magnate latinoamericano: comprar el periódico por cualquier chichigua. Pero no comprarlo para manejarlo como negocio y seguir despidiendo periodistas y recortando gastos, que es lo que ha hecho hasta ahora la cadena propietaria, obligada a ello por las ingentes deudas en que se embarcaron para comprarlo en la antevíspera de la gran caída de la circulación y de la publicidad, sino para revitalizarlo, inyectarle capital y convertirlo en un gran diario latinoamericano desde Miami. Usted, doctor Sarmiento Angulo, podría de su bolsillo poner la plata que no alcance a recaudarse de los avisos y de la circulación para crear en Miami y para todo el continente un formidable bastión de periodismo colombiano. Es lo mismo que durante muchos años hizo don Julio Mario Santo Domingo con El Espectador, en gesto que nadie le reconoce: financiar el periódico pese al balance en rojo para mantener viva una ilustre tradición colombiana, la aparición diaria de E.E.

En Miami, con su apoyo financiero, usted podría reorientar el Herald y convertirlo en una especie de El País de Madrid, destinado a ser escuchado y acatado en todas las Américas. Le tengo la gente que podría ejecutar esa misión: Gerardo Reyes, Gonzalo Guillén, Fabio Castillo y Juan José Hoyos, para citar solamente a cuatro admirados amigos y colegas que son honra y prez de Colombia. Sí. En los últimos años Colombia ha vivido una cruel y sangrienta persecución contra los periodistas, pero al mismo tiempo es un país que ha dado una generación de reporteros estupendos. Los cuatro que menciono escriben muy bien, son independientes, insobornables y no se dejan manosear, y hay otros más que también podrían acometer la tarea. Lo único que le ruego doctor Sarmiento Angulo es que no vaya a comprar el Miami Herald como negocio. Hoy el periodismo de alta calidad requiere de un subsidio privado, como la ópera, el teatro, la música clásica. Comprando el Herald y entregándolo en fideicomiso a una fundación generosamente dotada, usted contribuiría al engrandecimiento de Colombia en el exterior. Además no es necesario que usted tenga que ocuparse ya de otra inversión más. Es hora de que, siguiendo el ejemplo de otro archimillonario, Michael Bloomberg, el alcalde de Nueva York, conquiste usted la alcaldía de Bogotá, para que la disciplina y la organización que usted le ha dado al Grupo Aval puedan implantarse en el Distrito para beneficio directo de seis o siete millones de personas, hoy víctimas anunciadas de una familia donde el abuelo, la madre, el padre y los hijos han seguido todos la tradición de uñilargos. Luis Carlos, alcalde.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Alberto Donadio