Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Con fundamento en qué ley se necesita de la aprobación de los subversivos para planear y ejecutar programas que:

1) ¿Garanticen excelente calidad en la educación?

2) ¿Se reduzca a cero el analfabetismo real y, por supuesto, también el funcional?

3) ¿Se realice el ideal de progenitores responsables?

4) ¿Se minimice la violencia familiar, tanto la generada desde adentro como desde fuera de la familia?

5) ¿Se abran fuentes de empleo para trabajadores que se han preparado de manera competente y exitosa?

6) ¿Se prevenga la enfermedad, se enseñe el cuidado integral del cuerpo humano y se atienda oportunamente a quien presente problemas de salud?

7) ¿Se termine la financiación de la salud y de la educación con las ganancias cercanas a la ilicitud que generan el consumo del licor y del tabaco?

8) ¿Se ofrezcan programas que no sean como obras de caridad sino presencia de justicia, para que las familias gocen de viviendas dignas con la satisfacción plena de servicios básicos?

9) ¿Se terminen desigualdades tan injustas y reprochables, como por ejemplo que un sector se pensione con el salario del último mes y la mayoría lo haga con el promedio de los diez últimos años? ¿O que a un grupo de privilegiados les incrementen el salario en un 50% y a la mayoría por debajo del índice de inflación?

10) ¿Se termine la evidencia de que habrá corrupción pública y privada, como cuando se deben invertir sumas gigantes de dinero para aspirar a un empleo que tendrá como recompensa salarial menos de la cuarta parte de lo invertido?

11) ¿Se garantice una pronta y cumplida justicia y haya una política de verdad y reparación que disuada de la comisión de ilícitos?

12) ¿Que haya planes y programas que proyecten el crecimiento de pueblos y ciudades, de tal manera que no se tuguricen, sino que sean ejemplo de pujanza y progreso?

Carlos Fradique-Méndez. Bogotá.

Ya arrancó

Empezó la campaña por la reelección. Juan Manuel Santos ya puso a las primas a atender a los funcionarios del Estado, como buenas prepago: en julio, primas para alcaldes; en septiembre US$15 millones para la vecina república de Ecuador, con el fin de olvidar ese pleito pendiente en La Haya “por espíritu de hermandad”; en octubre primas para congresistas y magistrados. Para echarle aceitico a la maquinaria, las primas del presidente consiguen plata donde sea. Muy pronto serán soltadas las tías de las primas, las queridas regalías, para que en las regiones no vaya a quedar engranaje sin lubricar.

Alejandro Osorio. Bogotá.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores