La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 1 hora
Por: Cartas de los lectores

Cartas de los lectores

Así como me encantó el encuentro con los históricos de nuestra selección en su edición del domingo (“Los precursores”), me parece un exabrupto su entrevista en la edición de hoy (ayer) con el poco recordado Barrabás Gómez, para que nos amargara a sus lectores la fiesta con el cuentico ese de que el técnico Pékerman lo único que hizo fue pararse sobre los supuestos logros de su hermanito, el Bolillo.

Al abrirle el espacio a este caballero —porque eso sí es— al que nadie recuerda porque poco o nada dejó como huella en nuestro balompié, para que salga a defender a su familiar, se contradicen ustedes mismos con su editorial también del pasado domingo en el que nos ilustraban sobre las enseñanzas del señor Pékerman con este equipo. Esto es el cuento de siempre de Bolillo: casi desciende al Santa Fe y cuando salió campeón años después salió con el cuento de que ahí estaba su legado. Antes no nos dicen ahora los señores Gómez que la clasificación de Ecuador con Reinaldo Rueda fue porque recogió lo que le dejó el Bolillo allá. Por favor, escojan bien a sus entrevistados.

Fabián Restrepo. Medellín.

Peor que el delincuente

Peor que el antisocial concejal de Chía que huye de la policía, que casi mata a una policía, que se pasó cinco semáforos en rojo, que casi mata a un taxista, que se burla de la Policía, del Ejército y de las autoridades, es la fiscal que lo liberó, dizque porque no cometió ningún delito. Con esa justicia vergonzosa, ¿quién respeta en este país? ¿Dónde está el “estricto” señor procurador general de la República?

Antonio Chávez. Bogotá.

¿Prohombre?

Me llamó mucho la atención su crónica del pasado domingo sobre los 125 años de la Funeraria Gaviria (“La funeraria presidencial”), en la que me deleité con la historia de la búsqueda de un corbatín para poder hacer el sepelio de un Julio César Turbay real. Pero me disgustó bastante que entre esas historias de grandes personajes forjadores de nuestra nación, a los que uno podía criticar en muchos aspectos, pero que actuaban con apego a la ley y a la decencia, se mezclara como ejemplo de los prohombres que ha enterrado la Funeraria Gaviria un personaje tan oscuro como el esmeraldero y muchas veces señalado como paramilitar Víctor Carranza.

Bertha de Silguero. Barichara.

Envíe sus cartas a [email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Tres cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación