Por: Mario Morales

¡Casi nada!

NO TERMINAMOS DE ENTENDER EL cartel de la tributación en la DIAN y ya apareció otro foco de corrupción, esta vez en el sector educativo.

El efecto dominó por escándalos en cerca de dos docenas de entidades no sólo habla del pantanal en la cosa pública, sino de la insensibilidad y desmemoria en que vamos cayendo por saturación.

Tuvo que venir la eurodiputada Isabelle Durant a recordarnos la gravedad de lo ocurrido con el DAS en el anterior gobierno y no reaccionamos. Pero es que aún lo de “anterior” está en entredicho. Dijo la vicepresidenta del Parlamento Europeo que si este gobierno quería diferenciarse de ese pasado no podía mantener “a funcionarios de la anterior administración como su director Felipe Muñoz”.

¿Por qué Santos no se ha manifestado con tanto vigor en torno a esos años aciagos de escuchas ilegales y persecución a civiles y periodistas? No es buena señal para las víctimas ni para el mundo que ve hechos y acciones prontas de justicia en casos similares de chuzadas como en News of the World, el medio sensacionalista inglés, que pagó con su cierre, renuncia y ahora judicialización de intocables como Rebekah Brooks.

Pero no sólo es la respuesta tibia de gobernantes, también de los ciudadanos que no despertamos ni con evidencias de que nos están metiendo las manos a la billetera y violando derechos. A diferencia de los lectores del periódico inglés que presionaron a anunciantes y dueños a tomar acciones definitivas.

Hasta en el discurso fuimos superados. No salimos de frases de cajón como “ahora sí tocamos fondo”. Descartada la genética, siguiendo a Emilio Yunis, como explicación de por qué somos así, quedaba la geografía (origen de regionalismos e individualismos), pero ahora que la corrupción invadió todas las latitudes queda la sensación de que con tanto bandido no tenemos respeto por nosotros mismos. ¿O todos tenemos rabo de paja?

Perdida la autoestima, no queda casi nada. Sobre todo en este país, donde el amor propio comienza o termina en el bolsillo.

@marioemorales en Twitter

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Gobernar y obedecer: ¿un dilema?

¿Indignos o indignados?

Y el barco hundiéndose…

¿Quiénes tienen la clave?

Por el derecho a tener derechos