Por: Antonio Casale

La celebración

Gary Lineker, goleador de la selección de Inglaterra en el Mundial de México-86 y ahora relator en la televisión de su país, convirtió en viral en las redes sociales la celebración del primer gol de Colombia frente a Grecia convertido por Pablo Armero. El exartillero británico considera que lidera el escalafón de las celebraciones en lo que va corrido de la fiesta mundialista de Brasil.

Armero es la alegría del vestuario, el hombre de la música en el bus del equipo de todos y el que le arranca risas a todo el grupo. Eso, en una convivencia de tantos días y bajo la presión a la que se somete el grupo en un torneo de estos, es fundamental.

Sin embargo, Armero deberá ponerse muy serio en el partido frente a Costa de Marfil. Su producción en marca, primera función de un lateral, no ha sido la ideal en este semestre, y aunque la defensa se comportó a la altura en el juego contra Grecia, incluyéndolo a él, preocupa lo visto por parte de los marfileños en estreno.

Los dos goles africanos, que les dieron la victoria frente a Japón, fueron producto de balones cruzados, levantados desde la derecha por Aurier. Ese sector del campo es responsabilidad de Armero y deberá estar muy concentrado. Permitir que el citado jugador de Costa de Marfil levante la pelota es entregarles medio gol, pues poco falla en materia de precisión. Ya Abel Aguilar, compañero del veloz lateral derecho del Toulouse francés, les habrá contado más sobre sus características.

Sin embargo, Armero no debe ser el único encargado de la marcación en ese costado. Si Ibarbo repite en la formación titular, deberá tener sacrificio en marca. Es un jugador que sabe de esas labores; ya en Nacional jugó desde atrás con funciones de sacrificio y su desempeño no se puede limitar a la parte ofensiva.

La clave para no recibir goles en un juego contra un rival muy peligroso por los costados, especialmente el derecho, estará en el trabajo de Armero y el respaldo que reciba de sus compañeros. En gran medida, de él depende que la alegría y su consecuente celebración del día sábado se pueda repetir este jueves. En cambio, en la generación de juego, no me cabe duda, Colombia tiene la artillería afinada.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Los valientes

A mejorar el espectáculo, señores

¿La Final del mundo o el final del fútbol?

Fútbol, tacón, TV

Jugar los clásicos