Por: Harry Sasson

Cereal para Supermán

Además de ser uno de los llamados “superalimentos”, por su alto aporte nutricional, la quínoa es un ingrediente muy versátil en la cocina. Este cereal se puede tostar y moler para hacer harina, con la que se preparan panes y pastas. También se puede cocer en sopas o para complementar ensaladas. Incluso, es un ingrediente frecuente en las barras de proteína y energéticas. Por todo esto, en dietas vegetarianas es un sustituto ideal para las carnes. En la receta de esta semana la utilizaremos para preparar unas torticas junto con almendras y marañones, que ayudarán a acentuar el sabor a nuez del cereal andino. Este plato, lleno de sabores y texturas, sencillo pero muy completo, quedará perfecto para una cena ligera y saludable.

hsasson28@hotmail.com / www.harrysasson.com

Torticas de quínua y almendras, cremoso de marañón y hojitas de rúgula

INGREDIENTES (Para 4 personas)

200 gramos de quínua

2 litros de agua

1/2 taza de almendras

1/2 cucharada de cebollín picado

1/2 cucharada de cilantro picado

1/2 cucharadita de comino

1 huevo batido

1/2 taza de miga de pan

Sal y pimienta negra

Para el cremoso

1/2 taza de marañones remojados en agua desde la víspera

1/2 taza de agua

1 diente de ajo

Sal y pimienta negra

PREPARACIÓN

Cocine la quínua con anterioridad, en dos litros de agua con sal. Una vez esté blanda, retire del agua y deje enfriar. Mezcle muy bien con los demás ingredientes hasta obtener una masa con textura firme, arme torticas y dórelas por ambos lados en una sartén con aceite de oliva a baja temperatura. Para el cremoso, licue todos los ingredientes hasta obtener una textura uniforme. Sirva las torticas con la crema, unas hojas de rúgula, alcaparritas, aguacate y tomaticos. Termine con un poco de aceite de oliva

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Harry Sasson

La dulce remolacha

El lado dulce del arroz

Pappardelle con coliflor y jamón serrano

De aquí y de allá

A tocar a los intocables