Por: Iván Mejía Álvarez

Champions

Este martes arrancan los cuartos de final de la Champions League, la más importante competición a nivel de clubes del mundo, en la que actúan los mejores jugadores del orbe, donde se ve el mejor fútbol del planeta, donde el aficionado disfruta a fondo.

Este martes arrancan los cuartos de final de la Champions League, la más importante competición a nivel de clubes del mundo, en la que actúan los mejores jugadores del orbe, donde se ve el mejor fútbol del planeta, donde el aficionado disfruta a fondo.

El duelo que enfrenta a los rivales del derbi madrileño es apasionante. El Atlético, dirigido por El Cholo Simeone, ha encontrado la manera de neutralizar la máquina blanca de Ancelotti, de reducirla a una mínima expresión, gracias a la intensidad, al juego fuerte, a robarle el balón, presionarla sin cuartel desde la salida, y los últimos compromisos han sido para los colchoneros, que parecen tener al Madrid de hijo. Tan sólo en aquella final de Lisboa, cuando el reloj marcaba los últimos segundos y apareció el gol de cabeza salvador por cuenta de Sergio Ramos, ha logrado el Madrid ganar. En el más importante de todos, el del título de la décima, con nombre y apellido. Los últimos enfrentamientos han sido disparejos por la ausencia de la llave Modric-James, que le da el equilibrio y el talento al cuadro blanco. Cualquier cosa puede pasar.

Otro gran partido es el PSG-Barcelona, con primera parada en el Parque de los Príncipes, donde los galos no podrán contar con Ibra-Verrati y David Luiz, tres bajas importantes, sobre todo el sueco, que ofrece algo difícil de encontrar: genialidad. Este partido es repetitivo del que se vivió en la primera ronda y donde el Barça ganó y perdió. Frente al reducido PSG de Blanc, ofrece hoy el Barça de los delanteros la potencia ofensiva de su tridente con Messi a la cabeza. La pelota ya no circula como antes, el fútbol se ha vuelto de ida y vuelta, los medios Xavi, Iniesta, Busquets, Rakitic y Rafinha, han perdido importancia, y la bola pasa por encima para que los de arriba marquen goles a granel sin hacer escalas intermedias. Juego muy parejo y con pronóstico reservado.

En cambio, el Bayern-Oporto parece mucho mas dócil para los de Guardiola, que están llenos de bajas. La enfermería parece ser el sitio mas importante, pues regresaron Thiago, Javi Martínez, Lahm, y se pierden Alaba, Robben y Ribéry, lo que condiciona el presente de un equipo con gran nómina pero sin el factor desequilibrante de sus dos extremos.

Tampoco debería tener problemas la Juventus para solucionar el trámite ante Mónaco, siempre y cuando tome providencias defensivas para no cometer los errores del Arsenal. La Juve luce sólida y compacta y los italianos miran al frente una eliminatoria que deben resolver con cierta tranquilidad. Bienvenido el gran fútbol de la Champions.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones