Por: Felipe Harker D

Championship

El último ‘major’ del año, el PGA Championship, es la última oportunidad de la temporada para los golfistas de élite que no han tenido un buen desempeño en las tres grandes citas anteriores.

Es la edición 92 de un torneo que promete una lucha con dos factores determinantes: la presión de sacar un buen resultado y la gran dificultad del campo, el inolvidable Whistling Straits, que recrea a la perfección el concepto de ‘links’ tan popular en Europa y Gran Bretaña.

Whistling Straits, ubicado en Wisconsin, Estados Unidos, es uno de los campos más increíbles del mundo, gracias al atrevimiento de Herbert V. Kohler Jr., quien tuvo la idea de construirlo a semejanza de los irlandeses, donde nació el golf, y la maestría de Pete Dye, uno de los diseñadores más importantes del mundo, quien logró convertir un terreno baldío en una especie de desafío ante la naturaleza.

En cuanto a los protagonistas, no se puede desconocer que dos de los tres campeones anteriores ‘major’ fueron más que una sorpresa. Salvo Phil Mickelson, en el Masters de Augusta, tanto el norirlandés Graeme McDowell en el U.S. Open y el sudafricano Louis Oosthuizen en el Open Championship de St. Andrews no estaban entre los candidatos.

Tiger Woods tendrá los ojos de todos los espectadores encima. Su rendimiento ha bajado tanto que varios de sus patrocinadores han amenazado con retirarle algunos beneficios. Mickelson, entre tanto, reveló que sufre de artritis, una historia un poco más que increíble luego de que hace dos años tanto su esposa como su madre fueran diagnosticadas con cáncer de seno. Por último, es de esperar que Camilo Villegas haga un buen torneo luego de no tener un buen papel tanto en los tres ‘majors’ anteriores como en el WGC-Bridgestone Invitational, el torneo del fin de semana pasado, en el que ocupó una de las últimas posiciones.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Harker D

La Copa Ryder

El Prejuvenil

El Suramericano

Villegas y TaylorMade

Abierto de Colombia