Por: Uriel Ortiz Soto

Chávez: empezó su soledad y aislamiento

Todo exceso de autoridad tiene sus límites. Cuando se traspasan las fronteras de la tolerancia, al gobernante que abusa del poder le llega el período de soledad y aislamiento, con el posterior rechazo social e institucional de sus mismos gobernados.

Lamentablemente el presidente Chávez, no ha sabido administrar con inteligencia y sabiduría la confianza mayoritaria que le depositó su pueblo inicialmente en las urnas.  La chequera de los petrodólares que suele exhibir en todo periplo que cumple, parece que empieza a tomar distancia, puesto que los gobiernos que los han recibido, los están mirando como un compromiso ineludible para que lo acompañen en la desquiciada revolución bolivariana con la cual no quieren comprometerse.

Al paso que va, muy pronto será rechazado también por sus áulicos, que hasta hace unos pocos meses lo recibían con sumisión y obediencia, pero, lamentablemente la situación se le está tornando tan crítica que ya se encuentra en el ojo del huracán a nivel mundial. Su gestión está seriamente cuestionada por los organismos internacionales y los medios de comunicación de todo el mundo.

No se requiere de mucho esfuerzo para leer el mensaje que le están enviando algunos mandatarios, especialmente de la CAN, MERCOSUR y CARICOM, que no ven con buenos ojos su beligerancia irrespetuosa contra quienes no son afectos a la revolución Bolivariana que ni el mismo entiende hacía donde va; las serias sindicaciones que existen sobre el aprovisionamiento de armamento al grupo narcoterrorista de las farc, que hasta la presente fecha no ha sido capaz de explicar, son otro factor en desmedro de su imagen. Son varios los reportajes que le han hecho sobre el tema, y siempre elude las preguntas o sale con un sartal de mentiras tan fáciles de detectar que ni el mismo se las cree.

Producto de todo lo anterior, basta con citar tres casos que demuestran que le llegó el período de la soledad y aislamiento de poder, situación que desde luego está alimentando la animadversión entre sus gobernados que cada día que pasa aumentan considerablemente, puesto que el descontento es general, salvo los tres millones de borregos que alimenta a través de bonos y otras prebendas para que lo aplaudan y lo secunden en sus locuras:

El primer campanazo de alerta lo dio Unasur, con el pedido que hizo para que se excluyera a Colombia de dicha organización Sudamericana y que por cierto no fue aprobada por los mandatarios allí presentes, con excepción de Daniel Ortega, de Nicaragua; Rafael Correa de Ecuador; y Evo Morales de Bolivia.    

El segundo campanazo lo dio el presidente Lugo de Paraguay, al solicitar a la organización de Mercosur, la no inclusión de Venezuela como socio por adhesión, argumentando que Chávez podría ser un factor desestabilizador para tan naciente organismo multilateral.

Finalmente, el tercer campanazo del aislamiento y soledad, la da el mandatario Ecuatoriano, Rafael Correa, quién empezó manifestando que su País no se dejaría arrastrar por la revolución Chavista. Pero, lo más diciente, el haber aceptado las disculpas de Colombia por la toma por parte de las Fuerzas Armadas en el abatimiento del segundo comandante de las farc, alias “Raúl Reyes”.

Son varios los mandatarios de América, que han dado respaldo irrestricto a Colombia como País soberano para permitir el Acuerdo de Cooperación Militar con los Estados Unidos. Otros, han asumido una actitud conciliadora, como en el caso de Brasil, Argentina y Chile. Hay que reconocer que el recorrido que hizo el presidente Uribe por los Países de Unasur, previo a la Asamblea recientemente celebrada en Quito,  a la cual se eximio de asistir para evitar los ultrajes del presidente Chávez; dejó una buena imagen de liderazgo y de ponderación en el manejo de la política internacional.

No es exagerado predecir que el único mandatario de América que seguirá acompañando irrestrictamente a Hugo Chávez en su Revolución Bolivariana, será Daniel Ortega de Nicaragua, que por su ideología y tradición no pasa de ser otro charlatán que tiene sumido a su País en la más absoluta miseria.

Considero no estar equivocado, pero, Colombia país fronterizo de con Venezuela, y proveedor desde siglos atrás de productos de primera necesidad, debe irse preparando para auxiliarlo, puesto que según reportes de última hora, es tal la situación de desabastecimiento que se vive, que ya se percibe la gran marcha de las ollas vacías, todo se está pareciendo a los inicios de la revolución Cubana, con intervenciones a diestra y siniestra de empresas privadas, las mordazas a la prensa y lo que más faltaba meter las narices sin olfato cultural a los fueros educativos, simplemente que por satisfacer su ego, pendenciero y aburridor de su dislocada revolución Bolivariana.   
urielos@cable.net.co

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto