Por: Iván Mejía Álvarez

Chi, le le le

Los focos del periodismo mundial están hoy encima del apasionante juego entre España y Holanda, campeón y subcampeón de Sudáfrica.

 Sin embargo, en el segundo partido del grupo, la novedosa selección chilena de Jorge Sampaoli se medirá a Australia, en un lance donde la selección austral empieza a buscar un tiquete a la segunda ronda.

En Chile todo iba muy bien hasta que Pelé, el más salado pronosticador de resultados que se recuerde, los incluyó como postulantes al título mundial. Chile entró en pánico. No es bueno que Pelé te dé como favorito.

Sampaoli recibió un equipo eliminado a manos de Claudio Borghi y logró hacer la mejor segunda ronda de la eliminatoria. Discípulo de Marcelo Bielsa en lo apasionado y metódico, Sampaoli gana en calidad humana y manejo de grupo. El técnico sabe bien, tras los dos experimentos contra Egipto y contra Irlanda del Norte, que no puede apostar por una defensa que achique la cancha en mitad de terreno, quedando expuesto a los pelotazos a espaldas de sus jugadores, y que la presión de recuperación de pelota puede quedar eliminada si el equipo no logra cambiar la transición para que Alexis Sánchez produzca.

Con Alexis sucede algo similar a lo que les pasa a casi todos los jugadores que actúan al lado de Messi. El carácter egoísta y reservado del argentino obliga a que sus compañeros se conviertan en coequiperos y piensen más en el lucimiento de Lionel Messi que en sus propios méritos. Bien lo dijo Sampaoli: “A Alexis necesitamos darle aire, que juegue con libertad. Entonces crece y el equipo lo recibe con cariño”. Sánchez no metió goles en los partidos de preparación, pero hizo cinco pases-gol, siendo el eje de la selección chilena para darle la razón a su técnico.

Sampaoli volvió a la defensa de tres (Medel-Jara-Albornoz), mantuvo a Isla y Beausejour como los extremos que se recuestan en el repliegue defensivo para hacer cinco en el fondo, pero que igual se desdoblan para meterse como extremos; dos volantes internos (Díaz y Mena), un armador, el Mago Valdivia, excelso futbolista con problemas en la cabeza; Alexis y Vargas, goleador empedernido, en el ataque.

Sí, hoy juegan España y Holanda, pero ojo con Chile, que les va a hacer pasar un mal rato y puede dejar a uno de los finalistas de Sudáfrica en el camino.

IVÁN MEJÍA ÁLVAREZ

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Cero tolerancia

Pinceladas

Los porteros

Averigüen todo

Hágale pues