Por: Luis Fernando Montoya

Chicó, con poco hizo mucho

“El coraje es como el amor, debe nutrirse de esperanza”. Napoleón I.

En el fútbol colombiano, con el título de Boyacá Chicó, la brecha entre los llamados equipos grandes y los denominados chicos, se acortó.

A continuación encontrarán las características más frecuentes de las personas con mentalidad positiva:

1. Pensamiento e imágenes agradables. 2. Flexibilidad mental. 3. Llenos de confianza en sí mismos. 4. Las dificultades las convierten en oportunidades. 5. Un gran deseo de vivir.

Llevamos varios torneos donde los pequeños nos vienen ratificando un concepto de la vida en general, aplicado en el fútbol, como lo es “saber hacer con lo que tenemos”, y el Chicó nos lo  volvió a enseñar como anteriormente lo hicieron Once Caldas, Atlético Huila, Deportivo Pasto, Cúcuta Deportivo y Seguros La Equidad.

Para aprender:

1. Directivos: preferiblemente al frente de nuestros equipos deben estar personas que hayan tenido que ver con la actividad del fútbol, ya que ésta es una empresa muy particular por lo que encierra y cuyo capital activo son los jugadores.

Al frente del ajedrezado se encuentra un dirigente propietario con visión empresarial, futbolística, emotivo, polémico, humano, y con algo fundamental: convicción de lo que hace. Ese es Eduardo Pimentel. Contó con el apoyo irrestricto por parte del Gobernador de Boyacá.

2. Cuerpo técnico: la dirigencia del club le apostó con convicción y no por conveniencia a la continuidad del cuerpo técnico por espacio de dos años y medio, encabezado por un hombre que jugó fútbol, que poco a poco se ha venido preparando y con un gran manejo de grupo (para mí fue la clave del título). El entrenador Alberto Gamero junto a otro querido hombre del fútbol, el paisa Darío El Chusco Sierra, hicieron historia.

3. Jugadores: se comprobó que con una acertada combinación de hombres de recorrido futbolístico como Edigson Velásquez, Rubén Velásquez, Néstor Salazar, Éver y Arley Palacios, Brahman Sinisterra, Víctor Pacheco, Frank Pacheco, Frankie Oviedo y Miguel Caneo, con jóvenes como Juan Mahecha, Marcos Pérez y Leonardo López, además de un compromiso real de éstos, se pueden lograr objetivos máximos.

4. Afición: iniciaron pocos, pero terminaron muchos acompañando y apoyando al equipo por todo el departamento.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Ayudarlos

Los mejores

El liderato del Once Caldas

Balance colombiano

Colombia, adelante