Por: Hernán González Rodríguez

China y el reemplazo del dólar

Analistas como The Economist de Londres consideran que el sistema financiero internacional del futuro lo van a diseñar entre Washington y Beijing.

La primera puntada la acaba de dar el gobernador del Banco del Pueblo de China, señor Zhou Xiaochuan, al proponer, como es sabido, una reforma radical al sistema monetario mundial, consistente en reemplazar el dólar como moneda para guardar las reservas internacionales.

Sucede que, las gigantescas impresiones o emisiones de dólares de la Reserva Federal, la FED, están depreciando las inversiones chinas, dos tercios de las cuales se encuentran hoy invertidas en dólares.

Ante esta inquietante propuesta, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos, señor Timoty Geithner, se apresuró a afirmar que el dólar debería permanecer como la moneda dominante para las reservas. Estimo que este anhelo dependerá de cómo se administren las finanzas estadounidenses en el mediano y en el largo plazo. Este monopolio no parece tener cabida en el mundo multipolar del Siglo XXI.

Zhou sostiene que un sistema financiero internacional basado en una sola moneda tiene dos graves consecuencias. Primero, los depósitos de los extranjeros en los Estados Unidos prolongaron la burbuja de la propiedad raíz y de los préstamos más allá de lo conveniente y crearon un desequilibrio financiero mundial. Segundo, imprimir dinero puede tener sentido para la FED, pero deteriora el dólar.

Sugiere el banquero chino que las reservas internacionales se transfieran a los SDR –Special Drawing Rights- una moneda artificial, creada por el Fondo Monetario en 1969, la cual es un promedio pesado del dólar, el euro, el yen y la libra esterlina. Se concibió como una moneda para las reservas mundiales, su uso es limitado a la fecha y no existe suficiente cantidad o liquidez. Solamente podrían guardarse en SDR algo así como el 2% de las reservas chinas.

El señor Zhou alabó la propuesta de Keynes en 1940, consistente en crear una moneda internacional basada en reservas constituidas sobre “commodities” o materias primas básicas, en lugar del empleo exclusivo del patrón oro de antaño.

Ahora bien, quien escribe sospecha que si los “yuppies” estadounidenses prosiguen administrando su economía con la codicia y la irresponsabilidad manifiesta en años recientes, la misma que el mundo les ha tolerado por esta vez, no es nada raro que las propuestas del señor Zhou ganen terreno. En los  Estados Unidos existen ya adeptos en los medios académicos.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

El nuevo pacto migratorio de la ONU

Ideas para la edad de jubilación

Acuerdo de punto final en la salud

¿Impuestos a las iglesias?

Esperaba algo más de los primeros 100 días