Chocó: “El Gobierno sigue ciego, sordo y mudo”

Noticias destacadas de Opinión

“La paz no llegó a Chocó”, dijo un delegado de la Diócesis de Quibdó. “Antes había un solo actor, las Farc. Pero cuando se fueron y entraron el Eln y las Agc (Autodefensas Gaitanistas) se recrudeció la violencia”.

En reunión con el defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, durante la gira realizada por ese Chocó tan bello y tan rico pero inmerso en la miseria y la violencia, los delegados de la Diócesis de Quibdó explicaron los horrores que los chocoanos padecen a diario: el reclutamiento de menores, en el que es campeón el Eln; el confinamiento en que viven muchas poblaciones debido a que los grupos armados minan los territorios y la gente no puede salir a coger plátano, a pescar o a acudir a un médico; los asesinatos; las desapariciones; el desplazamiento generado por el pánico que producen principalmente las Agc, que viven buscando colaboradores del Eln para matarlos, y colaboradores son todos porque todas las comunidades están doblegadas por los violentos de turno y se encuentran en un sándwich de horror, ya que saben, por ejemplo, que si les venden un producto a los unos los matan los otros, y viceversa…

“Por eso insistimos en que la única salida es que se sienten a dialogar el Gobierno y el Eln”, afirmó otro delegado de la Diócesis. “Pero la terquedad de los dos es tremenda. Los obispos han firmado cartas y el Gobierno sigue, como dice Shakira, ciego, sordo y mudo. Esperamos que algún día entiendan que la guerra engendra más guerra y que esto no se acaba con armas y con violencia. Todos tienen que ceder. Esta es una guerra que la están pagando los campesinos y, como Diócesis, vamos a seguir denunciando”, manifestó.

Entonces añadió algo aterrador: “Hay una sistematicidad para desalojar a los chocoanos de los sitios donde hay megaproyectos. En esas zonas el conflicto es más agudo. Y los grupos armados operan como instrumentos. El Eln se ha prostituido y le juega al mejor postor. Muchos venezolanos han sido cooptados por los grupos armados. Y el paramilitarismo está enquistado en el territorio. Vayan a Vigía del Fuerte y vean… Nosotros hemos denunciado la connivencia de la Fuerza Pública con ellos. Pero esa relación no la quiere ver el Gobierno...”.

Y en otra reunión con el defensor del Pueblo, un líder de Dos Bocas dijo: “Si me van a matar, que me maten… Pero lo digo: para nadie es un secreto que aquí la Armada está trabajando conjuntamente con las autodefensas. Los ven pasar y ni los miran... En cambio a nosotros nos requisan a más no poder... Nunca escucho que en las noticias digan: «Vamos a acabar con las autodefensas». Dicen: «Vamos a acabar con la guerrilla». Por eso nunca se va a resolver el problema de orden público en Juradó. Y ahora, en algunos lugares, andan juntos el Eln y las Agc…”.

En ese atroz sancocho de violencias que hay en ese vasto territorio localizado en una selva indomable pueden entrar 10.000 o 20.000 soldados a controlar el narcotráfico o la guerra y no lograrán mayores resultados. Por eso, como dijeron los delegados de la Diócesis, las únicas salidas son que el Gobierno y el Eln negocien la paz; que se reviva el plan de sometimiento a la justicia del Clan del Golfo, hoy Agc, el cual, como el cese bilateral del fuego con el Eln, estuvo de un cacho al final del gobierno anterior, y que se haga un enorme plan de inversión para que los chocoanos, todavía inexplicablemente alegres, salgan de la miseria.

Lo demás es bla, bla, bla.

www.patricialarasalive.com, @patricialarasa

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.