Por: Armando Montenegro

Cien intelectuales

FOREIGN POLICY Y PROSPECTS acaban de dar a conocer su lista de los 100 intelectuales públicos más influyentes del mundo. Como en todas las listas, allí faltan numerosos personajes y sobran otros tantos. Depende de los gustos.

No todos son los más sabios ni los más profundos; muchos están  por su capacidad de comunicarse  a través de la prensa, los libros populares o la televisión. Hay mucha vedette, gente light y algunos charlatanes.

Sobresalen los que agitan los grandes temas del momento: el calentamiento global, el desarrollo económico, la pobreza, sobre todo la de África; los problemas del Medio Oriente; el terrorismo, el enfrentamiento entre culturas y religiones.

En la lista hay cuatro veteranos políticos, con aspiraciones patriarcales: Al Gore, ganador del Oscar y predicador ambiental; Fernando Henrique Cardozo; el ex primer ministro de Singapur Lee Kuan Yew, y Vaclav Havel, ex presidente checo, escritor, de influencia en Europa.

No podían faltar los economistas, algunos buenos teóricos en sus mejores épocas, ahora sumergidos en sonoras discusiones públicas: Paul Krugman (agudo opositor de Bush), Jeffrey Sachs, Nouriel Roubini (influyente con su sitio en la red), Bill Easterly (crítico de la ayuda externa), Amartya Zen, Steven Levitt (el de Freakonomics), Lawrence Summers, Michael Spence y Paul Collier.

 Entre los literatos escogidos, muchos tienen merecido su lugar: Vargas Llosa, Pamuk, Rushdie, Havel, Coetzee, Amoz Oz y Umberto Eco. Han producido obras de calibre y mantienen un diálogo fluido con el  público a través de  ensayos, conferencias y debates.

Los filósofos y politólogos tienen un sitio destacado en la lista: Habermas, Chomsky (ahora más activista que pensador), Huntington, Singer, Ignatieff, Fukuyama, Appiah, Dennett, Finkielkraut, Nussbaum, Taylor, Walzer y Robert Putnam (famoso en los años noventa).

La lista incluye varios columnistas, autores de libros populares, agitadores de ideas, algunos de ellos reproducidos por los periódicos colombianos: Fareed Zakaria (CNN y Newsweek, autor de El futuro de la libertad), Christopher Hitchens, Martin Wolf (de Financial Times), Thomas L. Friedman (New York Times, autor de El Mundo es plano), Alma Guillermoprieto (conocida en Colombia, autora de un libro sobre las Farc), Malcolm Gladwell (del Tipping Point, de New Yorker), Anne Applebaum (Washington Post).

 La popularización de los debates de la biología (una disciplina que hace rato reemplazó al freudianismo en la explicación del comportamiento humano) se refleja en la escogencia de Dawkins (The Selfish Gene), Diamond (Guns, Germs and Steel) y E.O. Wilson, leídos y discutidos en todo el mundo.

 Sólo hay tres latinoamericanos en la lista: Krauze, el historiador mexicano de Letras Libres; Guillermoprieto y Cardoso. Y un español: Savater, filósofo popular, sindicado de cierta ligereza y de excesos mediáticos.

En la selección hay una serie de personajes diversos, difíciles de clasificar: el Papa Benedicto XVI; el pianista judeo-argentino Daniel Barenboim; el general Patreus (jefe militar de Estados Unidos en Irak); Fethullah Gülen, líder islámico turco; el ex ajedrecista Gary Kasparov, enemigo del régimen de Putin; el arquitecto Rem Koolhaas y Muhammad Yunus, el del Grameen Bank, un inmerecido receptor del Premio Nobel de la Paz.

Debido a su importancia, la lista incluye una variedad de agitadores de opinión islámicos, muchos de ellos desconocidos en Colombia: Al-Qaradawi (de Al Jazeera), Amr Khaled, un teleevangelista islámico, entre ellos.

 Vedettes o no, estas personas son clave para entender los debates del  momento. Una mínima cultura general sobre temas contemporáneos exige la lectura de, por lo menos, unos 20 ó 25 libros de estos autores. Muchos se consiguen en español en las librerías locales. Y no son aburridos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Armando Montenegro