Colombia clasificó a cuartos de final de la Copa América

hace 56 mins
Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria
Horizontes

Ciencia, tecnología, innovación… emprendimiento

Nadie pone en duda en duda la importancia de la investigación, la innovación y la tecnología, pero la entidad encargada, Colciencias, ha sido duramente criticada durante la última campaña electoral y muchos la han definido como inestable, por los numerosos directores que ha tenido y la falta de continuidad en sus programas y políticas. Las universidades y los investigadores están molestos por la falta de recursos y además definen los programas de doctorado como costosos y dadivosos en cuanto a los recursos que reciben los becarios. Todos concuerdan en que es un tema esencial para el desarrollo de nuestro país y para el sistema de educación. El presidente, Iván Duque, en su discurso inaugural manifestó que la innovación, el emprendimiento, la ciencia, la investigación y la tecnología son pilares de su programa de gobierno.

Probablemente llegó el momento en que hay que reinventarse. Llega un nuevo director, Diego Hernández, con gran experiencia en educación, y esperamos que logre la transformación necesaria. Es necesario hacer más programas de asociación público-privada y revaluar las áreas de investigación pertinentes de acuerdo al programa de desarrollo económico y a las necesidades de la industria, la salud y el emprendimiento. Como no hay suficientes recursos, la investigación debe tener cierta utilidad.

Bien se podría crear un fondo para la investigación en el que participen el Estado, con presupuesto y las regalías; la universidad, con centros de investigación, y la empresa privada. Igualmente, en el caso de que una investigación lleve a un proyecto productivo se podría ir más allá mediante otra entidad: un fondo de emprendimiento con créditos subsidiados.

En cuanto a las becas de estudio de posgrado, si las comparamos con otras becas, son muy generosas. Y estas no deben ser del 100 %; el becario debe pagar un porcentaje (alrededor del 10 %) después de unos años, siempre y cuando regrese al país, pues son muchos los que se quedan en el exterior.

En este sentido, menciono por ejemplo que Colciencias ha venido llevando a cabo una alianza público-privada con Colfuturo, en la que la empresa privada, por medio de la fundación, aporta el 63 % de los recursos y el 37 % lo aporta el Estado colombiano para enviar a los mejores a las mejores universidades del mundo. Se envían 1.300 estudiantes pertenecientes a la élite intelectual del país, con una beca-crédito cuya condonación se hace con los recursos del Estado, que llegan directamente al estudiante, y que depende de su mérito académico, su regreso al país, si va a trabajar a las regiones, a la academia o al sector público. De esa manera se garantiza que los recursos sean para el beneficio del país.

Creo que el pacto por Colombia enunciado por el presidente Iván Duque tiene muchas posibilidades, pero para que la empresa privada e instituciones sin ánimo de lucro estén dispuestas a aportar recursos, es necesario tener proyectos concretos, garantizar transparencia y mostrar los beneficios que traerían al país.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción

Pacto por Colombia, el nuevo derrotero