Por: Cartas de los lectores

Cinco cartas de los lectores sobre el bus de la “ideología de género”

Sobre un editorial

Completamente en desacuerdo con el editorial “El bus de la discriminación” (El Espectador, 22/05/17). En primer lugar, no parece la postura de un medio de comunicación, que es el fin de un editorial, sino la respuesta visceral y subjetiva de alguien en desacuerdo. Si llama a un debate respetuoso, como lo hace en el último párrafo, sobran los calificativos de “ignorancia o irracional” utilizados en el editorial. No hay una postura equilibrada, sino una exacerbación de ánimo y una opinión apresurada y cero tolerante frente a quienes piensan distinto. Para todos es frustrante guardar la calma cuando se piensa distinto. Deberían tenerla al redactar una línea editorial.

Rito Leandro Tibaduisa González.

Sobre el mismo editorial II

Todo es tan sencillo como que: “Los niños nacen niños y las niñas nacen niñas” y “Los niños tienen pene y las niñas tienen vagina”, así de sencillo. Todo es cuestión de biología y no de ideología.

Patricia Montenegro. Cali.

Sobre el mismo editorial III

No es discriminación, es el bus de los que tenemos derecho a no estar de acuerdo con los que quieren volver normal lo que no es. Hablamos por aquellos que no pueden hacerlo, ¡nuestros niños que quieren un papá y una mamá!

Myriam Nieves.

Sobre el mismo editorial IV

Me parece que es claro que este tipo de población es irracional al lanzar pintura contra un bus que representa claramente el clamor de la sociedad. Es curioso que este tipo de personas son las mismas que apoyan un proceso de paz. Definitivamente, estas personas podrían formarse fuera de los colegios a los que asisten nuestros hijos y tener sus cosas aparte de la sociedad cuerda.

Iván Rojas Bernal.

Y uno más, mismo tema

En Colombia, gracias a Dios, todavía vivimos en democracia y tenemos el derecho de expresarnos, y si la mayoría de seres humanos, hombres y mujeres, llevamos mucho tiempo aguantando la propaganda y demás actos, metiéndonos en nuestras mentes la ideología de género, podemos expresar pacíficamente, como se está haciendo con el Bus de la Libertad, nuestro convencimiento de que los seres humanos nacemos hombres y mujeres sin ser agredidos, como la mayoría no agredimos a la minoría que asegura lo contrario diariamente y auspiciados por el Gobierno, los medios y muchas instituciones amedrentadas, pues si expresan sus valores morales, ahí sí son colocados en la picota, como lo hace su editorial.

Marcela Umaña.

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Coraje y dignidad de Michelle Obama

Se eligen gerentes de contratos