Por: Felipe Zuleta Lleras

Claudia N. López: personaje del año

En no pocas oportunidades he criticado en esta columna y en Blu Radio a la alcaldesa electa de Bogotá, la doctora Claudia López. Sin embargo, eso no me impide afirmar hoy, sin ninguna duda, que para mí es el personaje de este año.

Claudia ha demostrado a lo largo de su carrera política muchas facetas. Tiene los pantalones mejor puestos que muchos de los “varones” que la critican. Siendo senadora hizo unos debates realmente importantes en temas que, inclusive, pusieron en peligro su vida. Se metió con los corruptos sin vacilación alguna. Evidenció muchos casos de mermelada (contratos ilegales y sobornos). Denunció a algunos de los llamados cacaos en los casos de los contratos de Odebrecht. Se enfrentó con Alfredo Ramos y Paloma Valencia.

Aparte de eso, fue la promotora de la consulta anticorrupción que, si bien no alcanzó el umbral, consiguió más de 11 millones de votos. Y este año hizo una campaña impecable para la Alcaldía de Bogotá, convirtiéndose en la primera mujer en llegar a ese cargo por voto popular. Desde su elección, cada vez que habla ha demostrado que quiere ser una funcionaria para todos los ciudadanos. Ha dejado de lado algunas posiciones radicales que tuvo en el pasado y los nombres que hasta ahora se conocen para conformar su gabinete son impecables.

Su vida personal ha sido ejemplo para miles de colombianos. Proviene de una familia humilde, hija de María del Carmen Hernández, quien fue profesora durante 40 años. Claudia, a punta de esfuerzo y tesón, sacó adelante su carrera profesional. Se graduó en Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia. Tiene una maestría en Administración Pública y Política Urbana en la Columbia University de Nueva York y además un doctorado en Ciencia Política de la Northwestern University de Chicago. Y nada de eso se lo regalaron. Lo logró con su esfuerzo, disciplina, trabajo y dedicación.

Finalmente, dando ejemplo, contrajo matrimonio esta semana con la senadora Angélica Lozano, otra mujer maravillosa, preparada, honesta, inteligente y, como dicen popularmente, chévere. Para ambas, felicitaciones y admiración profunda.

Por último, déjeme desearle a usted, amable y paciente lector, una muy feliz Navidad en unión con sus seres queridos, sus amigos y parientes. Que el niño Dios les traiga mucha felicidad y prosperidad, pero sobre todo mucha paciencia, porque la vamos a necesitar en el año venidero. ¡Que Dios los bendiga!

Obituario. Lamentablemente falleció doña Rosita Lugo de Gómez, una mujer maravillosa a quien tuve la fortuna de conocer cuando, como enfermera, cuidaba a mi abuelo y a mi mamá en sus respectivos lechos de muerte. Mujer adorada, jovial, honesta, profesional y llena de calidades humanas maravillosas. Madre y abuela ejemplar. Nos dejas a tus hijos, Rosita, y a tu nieta y a Alfonso, a quienes les mando un gran y afectuoso abrazo en unión con su padre, el doctor Alfonso Gómez Méndez. Descansa en paz, querida Rosita.

896865

2019-12-22T00:00:21-05:00

column

2019-12-22T00:30:01-05:00

[email protected]

none

Claudia N. López: personaje del año

37

3126

3163

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Felipe Zuleta Lleras

Bien por el presidente Iván Duque

La fragilidad humana

El coronavirus y las plagas de Colombia

Urgente: Necesitamos más psiquiatras