Por: Andrés Hoyos

Claudia pica en punta

La semana pasada Claudia López picó en punta en la carrera para ser la nueva alcaldesa de Bogotá. Hoy no tiene contrincantes de verdadero peso y, aunque en política de tarde en tarde se ven cosas raras, es claramente la candidata a vencer. De refilón, Sergio Fajardo también sacaría ventaja para 2022 si Claudia gana, por ser un claro animador de su candidatura.

En pasadas campañas, Claudia ha tenido grandes virtudes y ha cometido errores. En esta ocasión se le han visto ambas facetas. Por un lado se vincula con claridad al centro político y hasta le achanta a su coequipero, el vencido Antonio Navarro, la inclinación a la izquierda. Nada, pues, de revivir ahora los vínculos de la segunda vuelta con Petro, así ella no descarte agradecerle un eventual apoyo, que está cada vez más embolatado pese a que el excandidato no tiene una opción viable ni en las curvas. De otro lado, Claudia se fue lanza en ristre contra un periodista venezolano que le hizo una pregunta incómoda y sin duda equivocada sobre su relación con Maduro y el populismo. Le hubiera bastado con señalar las inconsistencias del periodista sin sulfurarse.

Alguna vez escribí que el error de Claudia en su aproximación a las presidenciales del año pasado consistió en predicar sobre todo para los ya convencidos, sin atraer y seducir a los prevenidos con su estilo. Algo me dice que en esta ocasión no volverá a cometer el mismo error, que produce mucho más entusiasmo que votos. Sin embargo, la candidata no va a dejar de ser impulsiva. A ella a veces 1+1 le suma 3 y hasta 4. Y no dejará de ser impulsiva si es elegida alcaldesa de Bogotá, algo que hoy se ve muy probable. Igual, le convendría moderar sus ímpetus descalificadores.

La campaña de sus enemigos contra ella la han emprendido por la vía de atacar a Antanas Mockus, cuya curul como senador del Partido Verde fue anulada por el Consejo de Estado. Aunque hay una apelación pendiente, el caso se ve difícil. Sin embargo, los demandantes quieren más o menos destruir al Partido Verde por el error —cierto o no, pues no soy abogado para sacar ese tipo de conclusiones— de su candidato estrella.

Mockus, fiel a su talante, pide tolerancia, pero queda difícil otorgársela, por ejemplo, a los principales abogados demandantes. Uno de ellos es José Manuel Abuchaibe, cercano al nefasto exgobernador de La Guajira Kiko Gómez. Con amigos así, hasta sería honroso ser su enemigo. Y está Víctor Velásquez Reyes, un pastor cristiano fundamentalista, de esos que todavía creen en el infierno. Con razón quiere llenarlo de profesores barbados.

Sea como fuere, el hecho de que los enemigos de Claudia hagan campaña contra Mockus, no contra ella, muestra que todavía no encuentran un filón por dónde atacarla. Lo hallarán. Otro cantar es que los ataques sean efectivos. Lo dudo muchísimo.

Debo agregar aquí una breve posdata: el sábado 6 de abril Project Syndicate distribuyó un ensayo, publicado en Colombia por El Tiempo, que firman Juan Manuel Santos, Ernesto Zedillo y otras personalidades del mundo, en el que se dice que la guerra contra las drogas es un gran fracaso y que hay que legalizarlas todas. Se frota uno los ojos. ¿El hombre no era presidente de Colombia hasta hace ocho meses? ¿Por qué no expresó esa opinión entonces, cuando sí tenía peso?

Lo dicho alguna vez a unos amigos extranjeros: en Colombia uno se escandaliza, se horroriza y se espanta con facilidad, pero no se aburre ni un minuto.

[email protected]

850834

2019-04-17T00:00:55-05:00

column

2019-04-17T00:15:01-05:00

[email protected]

none

Claudia pica en punta

21

3700

3721

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Andrés Hoyos

Un vistazo a los extramuros

Hablando de mujeres...

¿Los cachivaches no envejecen?

Pareto del calentamiento global

Un vecino tenebroso