Por: José Fernando Isaza

Cobertura en educación primaria y media

LA ADMINISTRACIÓN DE BOGOTÁ anunció que en el año 2010 la cobertura de educación primaria y media será total. Todos los habitantes entre 5 y 16 años tendrán derecho a matricularse para iniciar o continuar su formación educativa.

La política de universalizar la educación primaria se remonta en Colombia a 1870, cuando se decretó que la educación primaria sería gratuita, obligatoria y laica. La cobertura ha crecido, especialmente a partir del plebiscito de 1957 que ordenó destinar al menos el 10% del presupuesto nacional a la educación.

El decreto de universalización de la educación primaria de 1870 se tradujo en acciones; así, en el período 1871-1876 el número de estudiantes de primaria se duplicó. Las guerras que acompañaron el fin de los Estados Unidos de Colombia, y la oposición de la jerarquía eclesial, que se resistía a la obligatoriedad de la educación, frenaron esta tendencia.

El siglo XX se inicia en el país, no sólo con una de las peores guerras civiles, sino también con un atraso educativo. El analfabetismo bordeaba el 60%, superior a Chile, Argentina y Ecuador. El número de estudiantes en primaria sólo representaba el 3,5% de la población, inferior a Costa Rica, Chile y Argentina.

En los años 1903 y 1910, se da un aumento significativo de la matrícula en primaria que crece al 13% anual, pero esta tasa se reduce a menos de la mitad en el período 1910-1929. El tránsito de la república conservadora a la liberal no modificó esta tendencia. El gobierno de Olaya no nombró ministro de Educación de su propio partido. El gobierno López le dio un impulso a la educación en el crecimiento del gasto público en ese sector que evoluciona del 5% al 8% del presupuesto. Casi todos los indicadores muestran que la real revolución educativa se produjo a partir del plebiscito de 1957. Alberto Lleras, su principal mentor, consideró la educación como la forma de combatir la violencia. El gasto en educación como proporción del presupuesto pasó del 7,5% en 1957 al 21% en 1985. La cobertura creció de nueve estudiantes en primaria por 100 habitantes en 1957 a 17 en 1975. La educación secundaria, que sólo cubría a una elite, y que no representaba más de un estudiante por 100 habitantes durante la mitad del siglo XX, se multiplicó a seis por 100 habitantes en 1975. Para poner de relieve la poca cobertura de la educación secundaria, basta mencionar que sólo siete de cada 100 estudiantes que acababa la primaria entraban a secundaria. En el período 1958-1980, esta cifra sube a 45, y al finalizar el siglo XX llegó a 68,5. Sin embargo se estima que al finalizar el siglo XX, el 12% de los niños no asiste a la educación primaria, cifra que se compara desfavorablemente con el 9% de América Latina.

En lo corrido del siglo XXI la cobertura ha venido aumentando. Si bien en calidad los indicadores muestran deficiencias con respecto a países de desarrollo similar, la decisión de la Ministra de Educación de continuar con las mediciones es acertada. Estas políticas de incentivar las comparaciones cuantitativas como una herramienta de mejorar la calidad las desarrolló también como secretaria de Educación de Bogotá.

La cobertura actual en educación media es 59%. La transición demográfica ha contribuido, somos un país menos joven.

Ref. Banco de la República, Historia Económica Siglo XX.

* Rector Universidad Jorge Tadeo Lozano

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Fernando Isaza

Solución

Hegemonía

Cinismo

Descenso

150%