Por: Julio Carrizosa Umaña

Coincidencias

Cuando ambos lados reconocen la complejidad de la realidad, es posible encontrar coincidencias entre el ambientalismo y la economía. Desde hace años, algunos economistas no dogmatizados han tratado de definir estas coincidencias; sobresalen los que han trabajado la corriente denominada economía ecológica, que tiene en Colombia varios investigadores y profesores.

En esa línea son numerosas las ideas que podrían tener un papel importante en la política económica futura de nuestro país; cuando se reconozca que no podremos seguir fundamentándonos en una economía extractivista sin afectar seriamente nuestro capital natural y la calidad de nuestra vida. Entre ellas está la economía fundamentada en el crecimiento del sector servicios, incluyendo los servicios ecológicos, los culturales y los recreativos, la que se enfoca a la sostenibilidad de las ciudades, la que ya está obteniendo buenos ingresos en la producción agropecuaria orgánico-ecológica y la que podría ser de enorme importancia si se dedica a la restauración y reforestación de los ecosistemas deteriorados, a la reconstrucción física del territorio.

En días pasados, en la Universidad de los Andes, la Facultad de Administración organizó, por primera vez en América Latina, la Conferencia de la Sociedad Internacional de Investigadores del Desarrollo Sostenible, la ISDR Society, uno de los grupos mayores de investigadores de diversas raíces disciplinarias dedicados al tema.

Desde el inicio de la reunión los principales expositores tuvieron en cuenta la situación política nacional e internacional y la necesidad de construir la paz en una realidad compleja. Rafael Pardo ilustró a los extranjeros acerca de la situación actual y Manuel Rodríguez explicó cómo uniendo lo ecológico y lo económico es posible analizar la situación de América Latina.

Fue muy interesante conocer en esa reunión cómo el concepto de desarrollo sostenible, además de servir de maquillaje a algunos gobiernos, también ha sido útil para avanzar en el conocimiento complejo, transdisciplinario, de la realidad. Científicos sociales se están uniendo a los científicos naturales en todo el mundo para comprender mejor la realidad y avanzar así en la construcción de conceptos como el de economía circular, el de bienestar subjetivo, el de ecoinnovación, el de sostenibilidad incluyente, el de sostenibilidad balanceada territorial, que ojalá tengan un papel importante en el futuro político de Colombia.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Julio Carrizosa Umaña

¿Para qué la universidad pública? I

Alternativas Reales al Glifosato

Vivir bien en la frontera