Por: Hernán González Rodríguez

Cojea la OMC

La prestigiosa revista inglesa The Economist publicó el pasado 7 de diciembre un artículo titulado “Situations vacant” sobre la reunión bianual de los 164 países que integran la Organización Mundial del Comercio —OMC— en Buenos Aires, Argentina, para tratar de superar las dificultades que enfrenta desde la amenaza de Donald Trump para retirar a los Estados Unidos de ella, hasta las dificultades de los países en desarrollo con “el capitalismo socialista del comercio chino”.

“Las instituciones pueden deteriorarse sin necesidad de eliminarlas. Durante las semanas pasadas, los organizadores de la reunión de Buenos Aires han venido reduciendo sus expectativas sobre el éxito de esta. Nadie espera mayores acuerdos. Se lamentan algunos de que los estadounidenses pudieron haber firmado un acuerdo para reducir los subsidios a la pesca, para rebajar las barreras al comercio en los bienes para proteger el medio ambiente y haber organizado una ambiciosa agenda para el comercio electrónico. Ellos murmuran sobre un acuerdo para “establecer un sistema de comercio multilateral centralizado” y sobre los objetivos del desarrollo.

“Injusto culpar a la administración Trump de la falta de progreso en Buenos Aires. La India y algunos países en vía de desarrollo se quejan de que la oficina de la OMC para la solución de conflictos hace años que no funciona y que antes de pactar mayores aperturas comerciales se deben poner a funcionar en forma equitativa las existentes… Mark Wu, profesor de leyes en la Universidad de Harvard, estima que el brazo jurídico de la OMC no es la mejor herramienta para resolver las disputas”.

El problema chino. The Economist repite lo que consideran algunos expertos: “China es un ‘cliente problemático’, porque el modelo de capitalismo socialista de su comercio se asienta en forma torpe dentro del sistema de la OMC… Hosuk Lee-Makinyama del Centro Internacional de Política Económica de Europa, centro de pensamiento de Bruselas, admite que Europa no tiene dientes para solucionar las divergencias con China”.

Las frustraciones con la OMC son familiares, mas no lo es así la estrategia para encararlas, concluye The Economist. Y quien escribe concluye que la industria colombiana pasó de contribuir con el 25% del valor agregado del PIB en 1975, a tan solo un acusador de fracasos del 12% a la fecha.  Esto como resultado en buena parte de las competencias desleales de los productos chinos, ingresados de contrabando, financiados con dineros del narcotráfico, de las barreras no arancelarias y de los subsidios agrícolas de países ricos como Estados Unidos.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Razones para votar por Iván Duque

Voto en blanco

Probabilidades de Iván Duque

Expectativas electorales

Santos: “Tal vez fue mi culpa”