Por: Mario Morales

¿Colabora Dios con la seguridad democrática?

AYER HUBO REVUELO EN EL BARRIO. Después de la misa de 6 al cura párroco le llegaron siete peticiones de audiencia urgente, entre ellas las Adoratrices del Santísimo, del grupo de Varones Ilustres del Salón mutuario y de la Organización de laicos defensores de la fe.

Sin acuerdo previo, los siete grupos, con el asentimiento de las doce infaltables abuelitas del rosario, acudieron al Código Canónico, a la Sagrada Escritura y en últimas a la libertad de expresión para protestar porque no se les había informado que el buen Dios había dejado la mansedumbre y el pacifismo de dos milenios para incorporarse a la Fuerza Pública que combate a la guerrilla en el sur del  país.

Aportaron como prueba recortes de periódicos y videos en los que el presidente atestigua en la Escuela General Santander (hablando de la muerte de Tirofijo) que “Nuestro Señor vio el esfuerzo de los soldados y dijo: ‘a éstos los ayudo y  por eso los ayudó’ ”;  y más tarde en la Escuela José María Córdoba insiste en que “el de arriba vio que había constancia y abnegación a la Patria y dijo: ‘les voy a ayudar’ y ayudó a producir ese resultado”.


Estaban exaltados. Repetían que era prueba más contundente que las de Yidis Medina y que eso explicaba la certeza del ministro Santos cuando anunció que Marulanda estaba en el infierno.

De nada valió que el señor cura les hablara de las metáforas y de no tomar al pie de la letra las declaraciones, más aún sin son de políticos, (y  más si están en campaña, dijo una voz ronca de la masa).

Tampoco sirvió el aporte del monaguillo que estudia música en universidad pública, para pedir que miraran el contexto, que cuando decía “el de arriba”, sólo había que mirar en el mapa, y que cuando hablaba de “Nuestro señor”  se refería a un “man” de carne y hueso.

El párroco prometió un sermón después de que solucionara la inundación del templo, las cinco nuevas familias desplazadas y los mercaditos para los más pobres. La comunidad ya organiza una procesión (ver convocatoria en Facebook) para pedir que se limpie el nombre del buen Dios de toda guerra, o que, por lo menos, el presidente lo confirme en todos los medios, antes de que Juan Manuel lo haga en Semana.

http://www.mariomorales.info/

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Constructores de ruinas

El buen colombiano

De parte y parte

Han ido demasiado lejos

Miedo a lo diferente