Por: Antonio Casale

Coldeportes

Asumió el viernes pasado Jairo Clopatofsky la dirección de Coldeportes, máximo ente del deporte en nuestro país.

De familia y sangre deportista, Clopatofsky tiene la difícil tarea de hacerle entender al Gobierno Nacional que el deporte representa una vía a seguir para el mejoramiento del país en todas sus facetas, pero se requiere dinero y disposición para darle al deporte el protagonismo que se merece.

Varios son los puntos en los que el nuevo director debe enfocar su atención. El fútbol es su mayor reto, pero no el único.

El país será sede del Mundial juvenil el próximo año y todo tendrá que estar bien maquillado para que no se noten los huecos que hay en la estructura del balompié nacional.

Ojalá Clopatofsky pase a la historia como el hombre que logró legalizar totalmente el fútbol profesional y, además, veló porque se le diera una estructura estratégica al balompié aficionado en todas sus categorías. Sólo así la excelente materia prima con la que contamos volverá a ser competitiva en cuanto a la selección absoluta.

Tendrá Clopatofsky que luchar para que se cree el Ministerio del Deporte, no para inventar más burocracia, pero sí para que desde ese lugar el Ministerio pueda contar con un presupuesto propio que permita no hacer ridículos como el de los pasados juegos Centroamericanos, donde el título obtenido en Cartagena no se pudo defender porque la delegación se vio disminuida a una tercera parte debido a un recorte presupuestal inexplicable para un país cuyo deporte estaba en vía de desarrollo.

Sólo a través del Ministerio del Deporte, y con un presupuesto adecuado y bien utilizado, se podrá pensar en desarrollar otras disciplinas deportivas sin necesidad del apoyo de la empresa privada, pero por ahora se debe trazar un plan de emergencia para los Juegos Olímpicos, porque el desarrollo de una nación se refleja en el nivel de sus deportistas.

Difícil tarea para el nuevo director de Coldeportes, pero sabemos que es un hombre sano, conocedor de nuestra realidad deportiva y que puede sacar esto adelante. ¡Suerte director!

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Los Nicolases, los “e-gamers”

Millos y Santa Fe, muy parecidos

Con miedo, sin miedo

La Copa Davis y Twitter