Por: Luis Fernando Montoya

Colgados

“Un amor que marcha es difícil: pero un amor que no marcha es un infierno”: André Maurois.

Se jugaron otras dos fechas premundialistas y el balance para nuestra selección no fue el mejor y nos quedamos con 14 puntos colgados en el camino.

El objetivo que se tenía en el partido frente a Venezuela, que era ganar, no se alcanzó, aunque se jugó un partido con entrega, orden, decisión por parte de los jugadores y con un buen manejo desde el banco por parte del técnico Eduardo Lara y no se logró ser eficaz a la hora de definir.

En mi columna anterior escribí: “Partido especial: los compromisos que jugamos frente a Venezuela son presentados con un semblante diferente y se juega de igual manera, por eso los jugadores deben tener y trabajar mucho en su autocontrol emocional para evitar expulsiones y lesiones innecesarias”.

Precisamente lo anterior incidió mucho en el desarrollo del partido contra Venezuela a raíz de la expulsión de Abel Aguilar en el primer tiempo.

¿Qué hacer?

1. Apoyo al cuerpo técnico. Es el momento para darle continuidad al trabajo del profesor Eduardo Lara y sus colaboradores, quienes han demostrado que pueden hacer un buen trabajo con este grupo de jugadores a quienes conocen, que recuperaron parte del estilo de juego y que no debemos repetir la historia con técnicos anteriores de tomar ligeras decisiones.

2. Mantener el balón. Debemos hacer muchos ejercicios específicos para lograr que nuestros volantes puedan finalmente darle un buen manejo al balón, que es una de nuestras falencias en el momento futbolístico.

3. Definición. Esta parte es cuando nuestros volantes ofensivos ponen mano a mano a los delanteros con el arquero, en ese sentido nos falta mucho trabajo, también reformar dicha falencia con nuestros delanteros vinculando una persona que ayude en ese aspecto.

4. Trabajo mental. La experiencia me lo enseñó y el partido frente a Venezuela ratificó que es el momento crucial para hacer este trabajo en el interior de la selección, si queremos fortalecer la idea que queda aún de ir al Mundial.

5. Jugadores para destacar. David Ospina, los centrales Cristian Zapata y Mario Alberto Yepes, Gerardo Bedoya, Fabián Vargas, Carlos Darwin Quintero y Radamel Falcao García.

Mientras tengamos matemáticamente posibilidades de luchar por una clasificación al Mundial no la debemos abandonar y recordar que: “Dejar de luchar es comenzar a morir”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

River alzó la Copa

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita