Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Colombia 2010-2014, en deuda ambiental

El Consejo Nacional de Planeación (CNP) ha iniciado, con los Consejos Territoriales de Planeación y las organizaciones sociales, la evaluación de la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2010-14 y está preparando temas e indicadores para el PND 2014-18.

Para los ambientalistas, el primer período de Santos quedó en deuda con el ambiente.

En 2011, con el propósito de tener una política ambiental integral que nos condujera por la senda del desarrollo sostenible, como CNP propusimos que el PND se centrara en el cambio climático y el desarrollo de la capacidad nacional para manejar los climas extremos, focalizándose en cuatro aspectos: ordenamiento territorial orientado por determinantes ambientales, gestión integral del agua, gestión sostenible de ecosistemas naturales y de servicios ecosistémicos asociados, y asegurar que las propuestas de desarrollo sectorial y su planificación consideraran el cambio climático. Enfatizamos la necesidad de articular las locomotoras del crecimiento y el empleo a una estrategia de adaptación al cambio climático, definiendo reglas claras y estrictas para el crecimiento económico y para el uso del territorio. Señalamos que esto exigía reestructurar las instituciones del Sistema Nacional Ambiental dimensionando el presupuesto que requieren para cumplir sus funciones en el marco de la dinámica socioeconómica impulsada por el mismo PND y la necesidad de articular las acciones de las CAR, los municipios y el gobierno central, partiendo de los intereses locales y las necesidades de conservación de las cuencas abastecedoras de agua y la recuperación ambiental. Para lograr todo lo anterior era necesario redefinir la estrategia de inversión de recursos públicos, partiendo de reconocer el valor económico de la conservación de los servicios ecosistémicos y su relación con el desarrollo sectorial. Se propuso articular los recursos de regalías y las inversiones obligatorias de los proyectos de inversión (públicos y privados) acordadas en los planes de manejo referenciados en las licencias ambientales y ejecutarlos en el marco del PND. En el campo internacional propusimos gestionar retribuciones económicas como reconocimiento de la reducción de la deforestación y las emisiones de CO2.

En el período 2010-14 se re-creó el Ministerio de Medio Ambiente, pero mientras algunos sectores productivos crecieron aceleradamente, generando graves impactos ambientales, el presupuesto asignado a la gestión ambiental fue deficiente. En Colombia, los recursos públicos asignados a la gestión ambiental, con relación al PIB, son entre una tercera y una cuarta parte de lo que porcentualmente asignan y usan los 36 países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que tienen menos retos ambientales y en general menor fragilidad, diversidad y vulnerabilidad que Colombia, pues tenemos una accidentada geografía, somos el país con mayor biodiversidad por unidad de superficie en el mundo y estamos en la lista de los 10 países más vulnerables al cambio climático.

Los ambientalistas y el CNP estamos trabajando para que el nuevo PND 2014-18 (para participar ver https://www.dnp.gov.co/CNP/Paginas/Documentos.aspx) tenga como eje orientador la sostenibilidad y coincidimos con lo señalado por la OCDE cuando dice que Colombia en los indicadores económicos pasa el examen, pero que en equidad y sostenibilidad se raja.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Desechables: lo barato sale caro

Avianca, ¿índice de sostenibilidad?