Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

Colombia con aroma de café

Los cafés especiales con sabor a Colombia se están tomando el mundo, todo gracias a las políticas innovadoras de la Federación Nacional de Cafeteros y al esfuerzo de: grandes, medianos y pequeños productores.

Estos esfuerzos, además de altruistas, deben ser recompensados social y económicamente para que los demás caficultores se animen a cultivar cafés especiales, que hasta la fecha se están tomando el mundo y colocando a nuestro país en las mejores condiciones de innovación, calidad y comercialización.  

Pero es bueno resaltar que la mano de la mujer productora de cafés ha hecho de este desafío una realidad con grandes beneficios para el país; existen varias fincas cafeteras lideradas por ellas, que se han ganado el aplauso por producir cafés especiales.  

El paisaje cultural cafetero guarda en su entorno serie de costumbres y culturas ancestrales del cultivo del café que, trayéndolas a los tiempos actuales, muy seguramente se podrán renovar y convertirlas en fórmulas para producir también los cafés especiales. 

La definición del café: amor perfecto, son dos vocablos que se confunden, con lo que es el hermoso paisaje cultural cafetero, que guarda en su entorno los más bellos aconteceres de lo que ha sido la caficultura en Colombia, a través de tantos años de historia; reconocido por la Unesco, y de donde se puede indudablemente extraer más aromas de cafés especiales, para que sigan conquistando el paladar del mundo con su delicioso aroma sabor a Colombia.  

Son varios los departamentos en donde sus caficultores se han lanzado a la conquista de cafés especiales, innovando y dando rienda suelta a su imaginación, consultando variedades y diferentes estrategias para innovar y mejorar sus cultivos, que muy seguramente guardan en sus predios los secretos de pasadas generaciones de cultivadores, que permanecen ocultos, puesto que estos ancestros muchas veces se convierten en paradigmas de ciencia ficción, que muy tardíamente llegan a ser realidades. 

En todos los países del mundo, la mejor invitación que pueda hacerse a un empresario, amigo, pariente o allegado, es a degustar una deliciosa taza de café colombiano, muchas veces se padecen las dificultades para conseguir este producto en los mercados internacionales, debido a su enorme demanda. 

Los colombianos debemos sentirnos muy orgullosos con nuestro producto emblemático esparcido por todo el mundo y reconocido por su excelente calidad, máxime ahora que nuestros caficultores se han lanzado a la conquista de los mercados internacionales con diferentes marcas de cafés.

Las variedades de café como el borbón y el arábigo, aún conservan su aroma tradicional, puesto que son cultivos ancestrales que han resistido los embates de la caturra, que infortunadamente su cultivo fue implementado, para producir cantidad, sacrificando: calidad y aroma. 

Son muchas las fincas del Eje Cafetero, que aún conservan los cultivos ancestrales, que al ser tostados y pasarlos por las máquinas, expelen delicioso aroma, que invade varias cuadras a la redonda donde se lleva a cabo el proceso. 

Sin embargo, todo esto nos ha dejado una enseñanza y es el de la innovación; son varias las regiones del País, que están produciendo cafés especiales, muchos de ellos ya son reconocidos por su calidad y aroma; han logrado penetrar a los mercados internaciones, obteniendo mejores precios que los del café común original.

En la Federación Nacional de Cafeteros existe la dirección de cafés especiales, que se encarga de supervigilar la calidad de estos productos, para que conserven su línea de perdurabilidad cafetera, pero que mediante programas de misión – visión, cientos de caficultores están innovando con las diferentes variedades que existen.

Ya se han realizado varias exposiciones de cafés especiales, en la sede de Corferias de la Capital de la República, a donde asisten compradores nacionales e internacionales interesados en la compra de cafés especiales. 

[email protected] 

880462

2019-09-11T00:00:14-05:00

column

2019-09-11T00:15:01-05:00

jrincon_1275

none

Colombia con aroma de café

27

4238

4265

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

Óscar Iván Zuluaga, libre de Odebrecht

Conservatismo, siglo XXI

El presidente Duque no está equivocado