Por: Marcos Peckel

Colombia e Israel, pa´lante

Imposible minimizar el alcance del incidente diplomático  en las relaciones entre Israel y Colombia causado por el reconocimiento clandestino que  extendió el presidente Juan Manuel Santos a Palestina cuando los camiones ya salían con su menaje de la Casa de Nariño, violando los protocolos de la diplomacia y pisoteando la transparencia requerida para este tipo de decisiones en una sociedad democrática.

Una carga de profundidad que tendrá que ser desactivada por  los gobiernos de ambos países para evitar que los pescadores de rio revuelto, aquellos que motivados por el odio y la cizaña, que promueven el boicot al Estado Judío, que quieren perjudicar la amistad entre Israel y Colombia, avancen en sus oscuros designios.  

Incluso para los palestinos la forma en que se les concedió  el reconocimiento por parte del gobierno colombiano como “Estado libre, independiente y soberano”, a hurtadillas, de manera subrepticia,  por la puerta de atrás,  no puede sino generar cierta desazón.  Mas allá de su indiscutible valor simbólico, están por verse los efectos prácticos de ese reconocimiento, de ser ratificado por la administración Duque.  

De alguna manera, más temprano que tarde  el  impase entre Israel y Colombia  será superado.  Es en el interés de ambos países cuyas relaciones son de  hondo calado.

La  extensa cooperación militar y en inteligencia  ha sido esencial en la  lucha que nuestro país ha librado por décadas contra  el terrorismo y  el crimen organizado. El comercio bilateral  asciende  a unos 600  millones de dólares anuales con una balanza favorable a Colombia  impulsado  por las  exportaciones de  Carbón.

Con la firma del TLC en Septiembre de 2013, ratificado por el Congreso de la República,  en revisión por la Corte Constitucional, se espera que se  abran nuevos  mercados  en el intercambio de bienes, servicios e inversión  entre las dos economías, especialmente para  la exportación a Israel de productos agrícolas,  cárnicos  y manufacturas.  

La economía naranja pilar del desarrollo económico del presidente Duque encuentra en Israel un gran socio. El Estado judío es  líder mundial en innovación y emprendimiento y actualmente  colabora con Colombia en proyectos como INNPULSA  que buscan generar  un ecosistema  para la creación de “Start Ups” criollos.

Israel es además reconocido líder  global  en la cada vez más crítica problemática  del agua, con sus  plantas de desalinización, tratamiento de aguas negras y preservación  de reservorios, tecnologías de gran  utilidad para nuestro país.    Miles de colombianos se han beneficiado a través de los años de becas de estudio en Israel en diversos campos del aprendizaje a la vez que  florece  entre los dos países un creciente  intercambio cultural  y turístico.    

La única solución  al conflicto palestino-israelí es a través de un proceso de negociación  entre las partes que desemboque en la creación del Estado palestino “independiente, libre y soberano” conviviendo en paz  al lado de Israel.  Entre tanto 139 países  han reconocido a un Estado que no existe.   

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

Geopolítica en calma chicha

Bolsonaro contra Itamaraty

Motosierra en el consulado

MBS

Intervenciones