Por: Francisco Gutiérrez Sanín

Colombia es negación

LISTADO DE LAS COSAS QUE NO HA habido, y NO han pasado, en los últimos ocho años en el país más feliz del mundo:

a. No hay conflicto armado.

b. Sin embargo, el conflicto —que no existe— pronto se va a acabar.

c. No hay recesión, sólo disminuciones coyunturales de la productividad.

d. No hay problemas con el TLC. Algún TLC habrá, en alguna futura presidencia de Uribe.

e. No hay compra y venta de notarías. Hay meritocracia.

f. No hay corrupción, sino intentos de pegotearse la reelección.

g. Podría haber quien reciba dádivas para actuar de esta u otra manera (por ejemplo, votar a favor de la reelección), pero no aparece quien las ofrezca y distribuya. No aparece porque no existe.

h. No hay riesgo de que los parlamentarios que se den el gustico (votar afirmativamente el referendo) se vayan a la cárcel. Pero si se van, en todo caso ya votaron.

i. No hay errores en las cuentas del referendo pro-reelección (en realidad, no hay cuentas).

j. No hay desplazados sino migrantes, quizá turistas (versión 1).

k. No hay desplazados sino un complot comunista para desprestigiar al país (los tipos de los semáforos deben ser agitadores profesionales) (versión 2).

l. No hay comunidad internacional, sino diplomacia de las Far e idiotas útiles.

m. No hay víctimas del Estado.

n. Hay, pero muy poquiticos, falsos positivos. La mayoría son inventados.

o. No hay, ni hubo, donbernabilidad, ni cooperación de matones con agencias del Estado.

p. No hay aspiración reeleccionista de Uribe, sólo dolores del alma.

q. No hay consecuencias negativas de nuestro brillante manejo de las relaciones con nuestros vecinos. Nuestras travesuras salen gratis.

r. No hay parecidos asombrosos entre varios de los presidentes del área andina (y de ellos con el defenestrado hondureño).

s. No hay bandazos del Gobierno en asuntos de vida o muerte. Con el caso del cabo Moncayo se ha seguido una sola línea de acción, sólo que extremadamente sutil.

t. No hay improvisación. La idea de los tribunales terapéuticos para los portadores de la dosis mínima fue producto de un largo y cuidadoso estudio.

u. No hay exenciones tributarias idiosincráticas y sacadas a punta de cabildeo, sino estímulos a la productividad.

v. No hay acoso y persecución a la Corte Suprema de Justicia. Hay, en cambio, preocupación por ella, e interés en sus actividades (versión 1).

w. No hay acoso y persecución a la Corte Suprema de Justicia. Hay errores por parte de ambos. Por ejemplo, el DAS ‘chuza’ a los magistrados (malo) y éstos se ponen bravísimos (peor) (versión 2).

x. No hay que hablar más del DAS. Qué falta de educación.

y. Las propuestas de referendo que se sometieron al Congreso con el apoyo de cientos de miles de firmas (reelección y agua) no fueron cambiadas. Hubo modulación.

z. No hay la posibilidad de una alternación en el poder, sino una hecatombe.

aa. El senador Robledo no lleva militando décadas en el Moir, un pequeño grupo de izquierda que está entre los únicos que desde el principio se opuso a las Farc y otras aventuras armadas.

La lista, que presento en desorden, es en todo caso imponente, ¿eh? Y todavía muy, muy incompleta. ¿Será esto el efecto del olor de la guayaba? ¿El precoz comienzo del otoño del patriarca? ¿Quizá desaforado pensamiento mágico? ¿O simplemente subdesarrollo puro y duro?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Francisco Gutiérrez Sanín

¿Extremismo naranja?

Extremistas allá y acá

Dosis mínimas

Amárrense los cinturones

Varias veces sí