Por: Columnista invitado

Colombia frente a las elecciones

La pregunta del día es cómo afectaría a Colombia el resultado de las elecciones presidenciales en Venezuela. En cuanto a la economía, apenas si se podrían hacer especulaciones.

En términos tradicionales se supondría que un manejo más “ortodoxo” de la economía podría dar por resultado el mejoramiento del clima de negocios entre los dos países y que por tanto la victoria de Henrique Capriles sería conveniente.

¿Y en materia política? Las posiciones de las que se podrían llamar izquierda y derecha colombianas son obvias. El sector de opinión que confronta el proceso de paz de Juan Manuel Santos prefiere a Capriles, sin ambages, lo cual es consecuente con su posición política de derecha y el discurso que señala al chavismo como activo apoyo a las Farc. En el otro extremo se prefiere a Maduro por razones “ideológicas” y por alinderamiento internacional en la izquierda.

La cuestión de la paz negociada con las Farc es una preocupación de primer orden. Las declaraciones de Maduro en el sentido de que “se mantiene firme con el apoyo al gobierno del presidente Santos, a las partes en conflicto que están sentadas en La Habana, para ayudar en todo lo que sea posible”, indican que su permanencia en el poder ofrece continuidad al proceso de La Habana y, desde una mirada cortoplacista y focalizada en el proceso, hay quienes entienden que la elección de Maduro convendría más a Colombia.

Por su parte Capriles ha mantenido la posición de deslindar con la guerrilla: “Las Farc están llamando a votar por mentira fresca, ellos dicen que les conviene; tienen razón, porque aquí no van a seguir secuestrando ni Venezuela va a ser territorio de la guerrilla”. Y ha sostenido que su triunfo convendría a la negociación por cuanto perder el punto de apoyo en Venezuela presionaría a las Farc en la mesa.

No es tan cierta la hipótesis de que el éxito de las negociaciones de paz dependa hoy de Venezuela, a pesar del importante rol que Chávez desempeñó en las primeras de cambio, con la influencia de Fidel Castro. Más allá de los resultados del 14 de abril en Venezuela, Cuba seguirá siendo un bastión de la salida negociada al conflicto colombiano. Y la comunidad internacional seguirá apoyando este proceso.

Más hondos son los desafíos en los déficits de democracia y ciudadanía en ambos países, y en las cuestiones estructurales vinculadas a la frontera por la presencia de múltiples actores y de actividades al margen de la ley, aparte de paramilitares y guerrilleros. Pero para no ir tan lejos, la situación venezolana la retrata magistralmente el viaje de Maradona a Caracas para apoyar a Maduro en su cierre de campaña versus la oración colectiva elevada con las manos en alto en Zulia por la voz cantante de Ricardo Montaner en apoyo a Capriles.

 

*Germán Bula, Exembajador colombiano en Caracas

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Las mediadoras de los derechos

Radicalismos y transiciones