Por: Cristo García Tapia

Colombia “mal parada”

No hay malestar en la economía mundial o regional, que no se coja a Colombia “mal parada”.

En tanto nuestro modelo económico siga siendo el mismo, mayormente productor de materias primas y extractivista, y su aparato productivo limitado y precario, es poco probable que vayamos a enderezarnos o a caminar erguidos, por muchas muletas de las cuales puedan echar mano los gobiernos a los que toque en suerte la cojera de la economía global.

Un día es la guerra comercial entre Estados Unidos y China; otro, la contracción de la economía alemana o el duro revés de Macri en las primarias de Argentina; luego, la devaluación del yuan para equilibrar los efectos producidos por la primera tanda de aranceles impuestos por Trump a los productos que entran al mercado americano procedente de China, entre unos cuantos de los tantos estornudos que suele emitir la economía mundial y que resfrían a Colombia y ponen a temblar su economía.

En cuanto a lo local, son cada vez más crecientes, entre otros, el déficit en la balanza comercial, igual que el fiscal y su mayor agregado, la deuda externa, cuyo desbocado crecimiento es una de las consecuencias del aumento de la tasa de cambio; así mismo, el desempleo galopante y su traumático efecto en la contracción de la demanda, en el aumento de los niveles de la pobreza y en la merma del crecimiento y calidad de vida de la clase media, tan publicitado como efímero.

Todo, nubarrones o tempestades, de común ocurrencia en el clima de la economía capitalista que, si bien son inherentes a esa formación económico – social, no es menos cierto que pueden ser modelados e intervenidos por la banca central de la nación en los que tienen ocurrencia, solo que en Colombia cuando tal ejercicio de corrección del rumbo de la economía se hace queda siempre cojo porque se produce en una sola y convenida dirección.

Y en virtud, tales direccionamientos, de los compromisos políticos del gobierno de turno con sectores clave de la producción, en la presente coyuntura el exportador, los cuales están determinados por el interés particular que conllevan los antedichos compromisos y apoyos, y no el que en teoría corresponde de un manejo equilibrado e integral de la política económica en el que prime el interés general y superior de la nación.

Es así entonces, que los efectos de la presente devaluación por incrementos históricos en la tasa de cambio, que en teoría debería estimular el aumento de la producción en el sector exportador, cualquiera sea este, no ocurre, por cuanto la autoridad monetaria ha pasado por alto implementar las medidas que den en compensar, con mayor producción y empleo, el beneficio que la devaluación y su alta rentabilidad trae al sector exportador.

Por ahora, y a contrapelo del mal manejo de la economía local y de los vientos que en los cielos globales anuncian borrasca, los hados de Duque, vía tasa de cambio, le han sido promisorios para cumplirle a los cafeteros, bananeros, floricultores, sector minero y exportadores en general, sin parar mientes en el elevado, casi catastrófico costo social, además del fiscal, económico, tributario y monetario, que tan munífico albur para unos pueda traer a millones de colombianos en general y a la economía de la nación en particular.

Post scriptum. La Casa Blanca considera reducir los impuestos y los aranceles para evitar la entrada de Estados Unidos en recesión, El Espectador, martes 20 de agosto de 2019. Mejor dicho: el diablo bañándose en agua bendita.

* Poeta.

@CristoGarciaTap

877220

2019-08-22T00:00:00-05:00

column

2019-08-22T00:00:02-05:00

jrincon_1275

none

Colombia “mal parada”

26

3709

3735

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cristo García Tapia

Empresarios con las botas de la paz

Santa Marta tiene sed, pero se roban el agua

La desobediencia civil

XXIV Encuentro Nacional de Bandas

Simetría vegetal en blanco y negro