Por: Columnista invitado
Tras la sanción de la Ley TIC

Colombia, ¿rumbo a ser el epicentro de una Latinoamérica conectada?

Por: Lucas Gallitto*.

Con la Ley 1978, conocida como la ley TIC, la administración de Colombia está en el camino correcto para desplegar una política de conectividad que marque el ritmo en Latinoamérica.

La nueva norma pone de manifiesto la cabal comprensión de la digitalización como motor de crecimiento económico y desarrollo. Las reformas introducidas, alineadas a las mejores prácticas internacionales en materia de regulación, generan condiciones propicias para la reactivación del sector de las telecomunicaciones, un aliado central para la transformación digital.

En primer lugar, la creación de un regulador convergente, con autoridad sobre todos los aspectos del ecosistema digital, permitirá agilizar decisiones y ajustarse al dinamismo de los cambios tecnológicos para promover las inversiones. La labor de esta entidad en lo que respecta a simplificación regulatoria será clave para fomentar modelos de innovación tecnológica. En segundo lugar, la extensión de las licencias de espectro hasta veinte años permitirá un cambio de modelo que genere mayor cobertura y calidad de los servicios móviles. La unificación de los Fondos de Servicio Universal también representa un acierto: los recursos podrán destinarse más eficientemente a garantizar que todos los colombianos tengan acceso y usen las TIC.

En el futuro inmediato, serán dos los elementos que determinarán si Colombia se convierte en el epicentro de la transformación digital regional: la reglamentación de la Ley TIC —será vital que se vea reflejado el espíritu del texto de la norma— y la anunciada subasta de espectro. Esta última será la primera prueba del concepto de asignación para la maximización del bienestar socioeconómico. Si efectivamente se prioriza el mejorar y aumentar la conectividad, antes que la recaudación de corto plazo, Colombia quedará a la vanguardia internacional. Se espera la asignación en 700 MHz, 1900 MHz y 2500 MHz, bajo condiciones que promuevan el despliegue de redes y nuevos servicios, que a la postre traigan beneficios para los ciudadanos colombianos.

Colombia dio una señal positiva y un paso hacia la transformación digital. La expectativa es alta, y la oportunidad también: buenos resultados pueden impulsar al resto de la región por este sendero.

*Director de Políticas Públicas para América Latina, GSMA.

875731

2019-08-12T22:00:00-05:00

column

2019-08-13T12:32:55-05:00

[email protected]

none

Colombia, ¿rumbo a ser el epicentro de una Latinoamérica conectada?

69

2460

2529

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

¿Alguien quiere acordarse de Bojayá?

Pacto por la Implementación