Por: Juan Pablo Ruiz Soto

Colombia y cambio climático

EL PASADO 26 DE JUNIO EL GOBIERno de Colombia y el Banco Mundial realizaron un taller internacional que deliberó sobre las implicaciones que para Colombia tiene el cambio climático (CC), que no sólo significa una mayor temperatura promedio, sino un cambio en el régimen, frecuencia e intensidad de las lluvias.

Por el Gobierno, además del Ministerio de Ambiente, participaron los Ministerios de Agricultura, Transporte, Industria y Comercio, Minas y Energía y el Departamento Nacional de Planeación. Estuvo presente la sociedad civil, las ONG ambientales y el sector empresarial. Entre los expertos internacionales participaron varios miembros del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de Naciones Unidas, grupo que recientemente recibió el Premio Nobel, por la importante información que ha recopilado respecto a lo que está pasando y lo que podemos hacer frente al CC.

Un colombiano promedio, genera 1/3 de las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) que un chino, 1/8 que un japonés o un alemán y un 1/16 que un norteamericano. Aun así, somos parte activa del problema, pues exportamos carbón y petróleo, dos fuentes de GEI y al mismo tiempo vivimos consecuencias negativas del CC. Como se dijo en el seminario, es necesaria una estrategia nacional que combine la mitigación con propuestas de desarrollo bajas en emisiones de GEI y la adaptación ante los negativos efectos del CC.

Hay grandes retos de adaptación para el manejo del agua, la agricultura, la biodiversidad, las zonas costeras y la salud. En agua, el mayor reto es la conservación de los ecosistemas asociados al ciclo del agua, especialmente los páramos, pues los períodos secos y las mayores temperaturas favorecen los incendios y la desaparición de la vegetación nativa, lo cual acentúa la escasez en los períodos sin lluvias, deteriora la calidad del agua y genera pérdidas netas por la desaparición de la llamada lluvia horizontal, fenómeno asociado a la vegetación nativa que capta agua directamente de las nubes. La mayor parte del agua que hoy consumimos los colombianos está relacionada con los páramos y su vegetación.

En la agricultura el impacto ya se siente. El régimen de lluvias ha cambiado y hace necesario incrementar los reservorios artificiales, para adaptarnos y depender menos del ciclo de lluvia, fenómeno cada vez menos predecible. Los pisos térmicos para los cultivos están cambiando, el café ahora se puede cultivar a 2.000 metros de altura y la papa cada vez se cultiva a mayor altura, mientras cultivos tradicionales de zonas cálidas se ven seriamente afectados por altas temperaturas, sequía o inundaciones.

En las zonas costeras el impacto es muy grande, no sólo por la erosión de las playas, el turismo y su impacto en la economía local, sino por la destrucción de infraestructura vial y viviendas, pues está subiendo el nivel del mar. En salud hay incremento en la presencia y propagación de enfermedades tropicales como la malaria, que aparece en alturas antes no registradas y la biodiversidad en áreas protegidas y paisajes intervenidos se ve amenazada por el CC y requiere conectividad entre ecosistemas para permitir la migración de algunas especies.

Respecto a la emisión de GEI, para el sector industrial, es importante la adopción de tecnologías limpias para participar del mercado internacional, que incrementa las barreras a los productos contaminantes. En transporte es necesario mejorar la calidad del combustible y favorecer el transporte público frente al privado, usando motores más eficientes y menos contaminantes. Respecto a la generación de energía eléctrica, la de origen hidráulico es la fuente principal y la gran amenaza en GEI es que se migre a una energía derivada del carbón. El reto está en sistemas alternativos como la energía eólica.

Los retos y oportunidades son grandes y el taller contribuye para que el documento Conpes sobre CC que elabora el gobierno sea lo más integral y futurista posible, que asigne recursos nacionales, apoye la búsqueda de recursos internacionales y la transferencia de tecnología. El CC es un tema que nos toca a todos.

* El autor es economista con especialidad en manejo de recursos naturales en el Banco Mundial. Los puntos de vista aquí expresados son del autor, no representan ni pueden atribuirse a la entidad para la cual trabaja.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Juan Pablo Ruiz Soto

Legislación ambiental, no referente ético

Ambiente medio para un clima caliente

El clima alerta a Estados Unidos

Cuencas, aguas y Plan de Desarrollo

Reformando las CAR