Por: Columnista invitado EE

Colombia y su política exportadora

Los acuerdos comerciales vigentes son la puerta de entrada de los productos colombianos a mercados con inmensas oportunidades para el desarrollo del país.

Penetrarlos es una ardua labor que toma tiempo y representa un enorme desafío para todos: el gobierno y los empresarios.

Se trata de instrumentos jurídicos que permiten ordenar el comercio, ofrece certezas, garantías, confianza, refuerza los lazos de amistad, establece relaciones económicas duraderas, estimula la inversión y el turismo.

Son puertas que se abren y que se atraviesan una vez se está preparado y se cumple con una serie de procesos dispendiosos, que no se dan de un día para otro y que son necesarios para poner los productos en los exigentes mercados internacionales.

Existe una política clara, una estrategia sostenida en la búsqueda de nuevos mercados, que son mercados saturados, competidos, exigentes, y transferimos conocimiento, acercamos la oferta, y vamos abriendo camino con eficiencia y solidez incluso en estas épocas de crisis internacional.

Ciertamente tenemos al frente un mundo enorme de oportunidades, contamos con un país privilegiado por la variedad de alimentos que ofrece y en el esfuerzo conjunto con otras entidades hemos logrado que el aguacate hass llegara a Europa, la pitahaya a Japón, las uchuvas a Estados Unidos, los filetes de tilapia a Canadá, la carne bovina a Jordania y a Rusia, por mencionar sólo algunos ejemplos en agroindustria.

Los volúmenes de exportación pueden aumentar en la medida en que nuestra capacidad productiva lo haga, en que seamos más competitivos y en que los empresarios aprovechen las herramientas del Gobierno para llegar a esos mercados.

Las oportunidades están dadas, las puertas están abiertas. Sabemos que el mundo quiere nuestros productos porque las exportaciones diferentes a las mineras y de hidrocarburos se han mantenido estables a pesar del entorno mundial: en los últimos años las ventas externas no mineras se mantuvieron por encima de los US$16.000 millones por año, contribuyendo a las exportaciones totales del país con alrededor 30% del total y reportando un crecimiento del 18% entre 2010 y 2014.

En agosto de 2013 firmamos un acuerdo comercial con la Unión Europea y desde entonces Colombia le ha exportado más de US$14.400 millones, 534 nuevas empresas empezaron a venderles a los europeos sus más de 300 nuevos productos que antes no se veían en el Viejo Continente.

Además de la eliminación de las barreras arancelarias, este acuerdo contribuye a que las empresas colombianas reciban otros beneficios en cuanto a cooperación técnica, transferencia de tecnología, trato igualitario en procesos de compras públicas, y en general, para competir frente a otros países de la región que ya tenían acuerdo comercial con este bloque económico como México y Chile.

Los 100 principales productos que exporta Colombia a la Unión Europea hoy entran a este mercado con cero arancel como plátanos frescos, atunes, langostinos, camisetas y pantalones, flores exóticas. Sin los beneficios otorgados, 71 productos tendrían que pagar arancel y de estos, 36 pagarían más del 10%.

Otro dato para destacar es que la canasta de frutas exportadas a la Unión Europea corresponde principalmente a las exóticas como uchuva, granadilla, tomate de árbol, gulupa, pitahaya, maracuyá y mangostino, que no tienen restricción sanitaria alguna para su ingreso y que ya están llegando al mercado europeo.

Productos como el aguacate hass que solo se exportaba a Holanda, amplió sus mercados a Reino Unido, España y Francia. Este año ya se superó la cifra de exportaciones de este producto hacia Europa: en 2014 sumaron US$3,5 millones y entre enero y mayo de 2015, las ventas alcanzaron los US$5,6 millones, un crecimiento de 60% frente al mismo periodo de 2014.

Colombia le apostó a los acuerdos de libre comercio para incrementar sus exportaciones y aunque el camino es más largo y hay muchos obstáculos por superar, sabemos que exportar más es un instrumento poderoso para dinamizar la economía, que las empresas crezcan y generen empleo. Los acuerdos comerciales que el país tiene vigentes representan un mercado potencial de 1.500 millones de consumidores en el mundo y lo estamos aprovechando. Las cifras así lo demuestran: el 83% de nuestras exportaciones van para los países con quienes tenemos acuerdos comerciales.

Existen oportunidades, animamos a los empresarios a exportar, mejorar su producto, hacerlo competitivo, aprovechar esta coyuntura de un dólar fuerte. Es un desafío de todos y ProColombia tiene las herramientas para facilitarlo.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado EE

Qué nos enseña “Chernobyl” sobre Trump

¿Por qué está subiendo el desempleo?

Casi perfecto

El otro legado de Santos