Ángela María Robledo: ¿por qué el Consejo de Estado le quitó la curul en la Cámara?

hace 7 horas
Por: Luis Felipe Henao

La lección del caso Mockus

Antanas Mockus ha sido una de los líderes morales más importantes para nuestro país. Su figura no será manchada por una situación de la cual no es culpable él, sino los asesores de su partido, quienes por la ambición de lograr más curules en el Congreso arriesgaron la imagen de uno de los personajes más importantes de Colombia y por ello son ellos y no él quienes deben asumir las principales consecuencias de la decisión del Consejo de Estado de anular su elección.
 
Mockus no es abogado, pero su inhabilidad era clara y, en un Estado de Derecho, las normas son generales y se deben aplicar a todos los ciudadanos por igual, y en el caso en concreto todo obedeció a una estartaegia tramposa de directivos del Partido Verde para engañar al elector, quienes no estaban votando por ese partido, sino por lo que representa el exrector de la Universidad Nacional.
 
El Partido Verde estaba temiendo no llegar al umbral y por ello tomó la decisión de arriesgar a su principal estandarte para tener representación en el Senado. Sin la inscripción de Mockus difícilmente podrían haber llegado al umbral y aún si lo lograban a duras penas podrían haber tenido más de tres senadores.
 
Líderes de la “moral” como Claudia López, conociendo esta clara inhabilidad, no dudaron en engañar a todo el sistema con el objetivo de lograr una victoria política. Por ello son ellos quienes tienen que asumir las consecuencias de su irresponsabilidad. La ambición de quienes hoy posan como inmaculados y que usurpan las banderas de la honestidad fueron los máximos responsables de esta situación que nos entristece a todos los colombianos. Por ello, la principal consecuencia de la decisión del Consejo de Estado debe anular la elección de Mockus y los más de 500.000 votos obtenidos irregularmente, afectando a otros candidatos y partidos políticos que vieron truncada su legítima representación en el Congreso.
 
Es una simple cuestión de números: mientras en el Partido Liberal el último candidato que alcanzó a ser senador fue de 62.674 votos, en el partido de la U de 64.934, en Cambio Radical de 55.792 y en el Conservador de 59.149; en el Partido Verde entraron al Congreso tres senadores con menos de 27.000 votos. No es una controversia política, es un simple tema de justicia e igualdad. Decenas de candidatos de otros partidos obtuvieron más de 55.000 votos y no pudieron acceder al Congreso en representación de sus electores, mientras que los 540.000 votos de Antanas Mockus arrastraron a candidatos que a duras penas sacaron 22.000.

Es por esta razón que los electores que se vieron perjudicados, los candidatos y los propios partidos, deben recurrir inmediatamente a acciones de tutela por la vulneración del derecho fundamental a elegir y ser elegido y las correspondientes acciones electorales, con el propósito que el daño no siga siendo mayor al no tener la representación en las siguientes legislaturas.

El Partido Verde incumplió flagrantemente una norma sobre inhabilidades, trampa que fue puesta en evidencia por los magistrados del Consejo de Estado. Ojalá dicho partido siga el ejemplo de Mockus y nos dé otra lección de grandeza acatando este fallo y permitiendo que las personas que legitimamente tienen que estar en el Congreso ocupen sus curules.

También le puede interesar: "Mockus, un bicho raro en la política"

 

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Felipe Henao

Nuestros Notre Dame

Necesitamos agenda

¿Y dónde está el piloto?

Defendamos la Corte Constitucional

Objeciones a las objeciones