Por: Rafael Orduz

Nos quieren poco en EE. UU.

Hay alto contraste entre la forma en que nos vemos a nosotros mismos y la percepción que hay de Colombia en los EE. UU., donde el ciudadano de a pie no nos considera grandes aliados.

Hace poco Trump le tiró el teléfono al primer ministro australiano Turnbull a raíz de su desacuerdo con la acogida de un grupo de refugiados, pactada con el gobierno Obama. El cuento levantó ampolla debido a que Australia es percibido como gran aliado de EE. UU.

Yougov, una empresa de origen británico y de cobertura mundial, especializada en investigaciones de mercado por internet, realizó hace una semana una encuesta entre 7.150 adultos residentes en los EE. UU. (http://nyti.ms/2l2HDxu). A través de un complejo sistema de tarjetas presentadas a los encuestados y por la frecuencia de preferencias, se consiguió clasificar 144 países en un ranking de amistad o enemistad frente a los EE. UU. La pregunta a responder: “¿Considera que los países que se presentan en la lista son amigos o enemigos de los EE. UU.?”. Las respuestas podían ser “Amigable”, “No amigable” , “Enemigo de los EE. UU.”, “No estoy seguro”.

Los resultados no podían ser más opuestos a las señales que Trump ha dado en política internacional. Los cinco países considerados como más fuertes aliados son Australia, Canadá, Reino Unido, Francia e Irlanda. El “top” cinco de los mayores enemigos incluye a Corea del Norte, Irán, Rusia, Siria y Afganistán. No es extraño que líderes republicanos como el senador McCain se opongan a los elogios de Trump a Putin y a su desprecio a Australia.

Resulta amargo, en el orden de afinidad, que Colombia figure en el puesto 108, cerca de la línea roja, donde comienzan los considerados enemigos. Los encuestados de militancia republicana nos creen tenuemente aliados, mientras que los demócratas nos ven, ligeramente, enemigos. Difícil de tragar: por encima de Colombia, el ciudadano norteamericano considera, en América Latina y el Caribe, mejores aliados a Brasil, Costa Rica, Rep. Dominicana, Panamá, Chile, Haití, Perú, Argentina, Ecuador, Uruguay, Guatemala, Honduras, Bolivia y El Salvador. Solo superamos a Cuba y Venezuela.

¿Percepciones alimentadas por realidades? Aparte de ámbitos como el manejo macroeconómico, en el que Colombia sale bien librada, basta recordar el informe de competitividad 2016-17 del Foro Económico Mundial que, entre 138 países, nos clasifica de 129 en la desviación de recursos públicos, 128 en la confianza pública hacia los políticos, 132 en crimen organizado y 120 en la calidad de las vías.

O el último de Transparencia Internacional (Enero 2017), nada halagüeño, que nos pone de 90 entre 176 naciones en percepción de corrupción.

O los consejos a los viajeros del Departamento de Estado de los EE. UU., Canadá o del Reino Unido: cuidado, por allá roban, dan escopolamina, engañan, usan armas…

No parece calumnia. Me pregunto, además, si tanto Pablo Escobar en Netflix nos favorezca en materia de percepción.

678616

2017-02-06T21:00:54-05:00

column

2017-02-06T21:14:50-05:00

ficaco04_81

none

Nos quieren poco en EE. UU.

27

3140

3167

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Rafael Orduz

Ni vencido ni convencido: aniquilado

Acumular cartones: ¿para qué?

Muro mental: peor que PISA...

Movilización sin dueños