Sobre bibliotecas

La Feria del Libro es buena excusa para repensar los vertiginosos cambios de las prácticas bibliotecarias y de cómo podemos prever que en un futuro cercano ellas participarán activamente en nuevas tareas.

Hasta hace poco la biblioteca que describe Eco en El nombre de la rosa era básicamente la misma de nuestra infancia, un agradable y familiar deposito de libros. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de la biblioteca digital que está desarrollándose gracias a las TIC. De una actividad pasiva de preservación y custodia, el bibliotecólogo se ha convertido también en un activo gestor de información que está obligado a reinventarse.

Los bibliotecólogos resisten lo que significa pasar de ser custodios de libros a intermediarios de bases de datos (donde pierden su función de preservación y se limitan a intermediar acceso) a través de la constitución de repositorios institucionales que les permiten mantener la idea de preservar conocimiento para la comunidad a la que sirven. Así pasan de ser sólo testigos de lo que sucede a canalizar la posibilidad de contar la historia y lo hacen además facilitando el acceso al contenido.

En este entorno ellos se piensan también activamente como instrumentos de acceso y difusión de conocimiento. Lideran el ajuste de excepciones y limitaciones (por ejemplo a través de los informes periódicos que desarrolla la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos o en Chile como actores en los cambios a la ley de derecho de autor respecto de las necesidades del entorno digital), o la resistencia a los límites al préstamos público que pueden darse a través de mecanismos tecnológicos, en el préstamo de ebooks, o por barreras legales a contenidos como obras huérfanas.

Vale resaltar también el papel activo de las bibliotecas empujando el diseño de políticas de mandato para publicar en abierto los resultados financiados con dineros públicos (como sucede en Brasil o Argentina). Y qué decir de los cambios que tienen pendientes en Colombia, donde el préstamo público en bibliotecas, por ejemplo, dicen que no goza de cobertura legal. La biblioteca de Eco da vida a la digital y se está modelando mientras leemos.

Etiquetas: biblioteca, cultura digital, derecho de autor. *[email protected]

Buscar columnista

Últimas Columnas de Sin nombre