Por: Carolina Botero Cabrera

¿Tratado o recomendaciones?

Reconocer el papel de las excepciones y limitaciones como mecanismos para que el derecho de autor cumpla su propósito de promover creatividad e innovación, sigue a la orden del día.

Para analizarlo en relación con personas con discapacidad visual, bibliotecas, archivos, educación e investigación, estuvieron reunidos hasta el miércoles en Ginebra 185 países miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) en la 24a sesión del Comité Permanente de Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR24).

A pesar de la lentitud de esta negociacinoes debe reconocerse su apuesta por un debate transparente. Se reunen gobiernos con otros actores (lobbystas privados y, últimamente, cada vez más de la sociedad civil) en discusiones que son cada vez más públicas y abiertas (agenda previa, documentación pública diaria y transmisión en tiempo real por Internet). La fórmula contrasta con el secretismo de los últimos tratados sobre propiedad intelectual que suceden fuera de la OMPI (ACTA -tratado contra la falsificación- y el TPPA – TransPacific Partnership Agreement).

Quienes abogamos por una agenda positiva en esto esperábamos que la SCCR24 consiguiera, entre otros, compromisos para que el resultado del debate sean tratados que impongan estándares mínimos mundiales. Sin embargo, aunque las ONG presentes reconocieron una participación propositiva de los miembros especialmente en lo relacionado con educación e investigación, se mantiene la resistencia a definir la naturaleza del instrumento a implementar: ¿tratado, modelo de ley o recomendaciones? Concretamente en el caso de los ciegos la oposición americana y de la Comisión Europea (a pesar de que el Parlamento Europeo tiene otra visión) no permitió el consenso hacia un tratado. Así actualmente la balanza se inclina hacía los editores que prefieren “simples recomendaciones” para, como ellos dicen, no sentar precedentes que amplien los derechos de los usuarios en otros temas como educación, investigación, bibliotecas y archivos. Buscan que no sean obligatorias la reformas, que sean simples sugerencias.

Este seguimiento en la distancia es importante, pero deberíamos aterrizarlo a lo local y trabajar con el Estado y con nuestros grupos de interesados en procesos públicos para conocer y afectar la posición de nuestro país en forma positiva.

--
http://www.karisma.org.co/carobotero
http://twitter.com/carobotero
http://identi.ca/carobotero/
http://www.equinoxio.org

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Hablemos de libertad sexual en internet

El futuro de la ciencia abierta

Censurar opiniones no es la respuesta