Por: Ramiro Bejarano Guzmán

¿Enfermo imaginario?

¿Quién dijo que Angelino Garzón está completamente curado y que no corre riesgo alguno? Nadie lo ha dicho con soporte científico, porque el país se tragó el cuento de que entre el "Dios de los cielos y el Señor de los Milagros de Buga" se logró el milagro de rehabilitar al vicepresidente de una complicada lesión cerebro-vascular.

Un conocido médico, que prefiere mantener su nombre en reserva, si bien sostiene que emitir un concepto acerca del pronóstico del enfermo se hace bastante complejo en la medida en que no se dispone de los hechos clínicos en forma completa ni precisa, en todo caso asegura que hay las siguientes certezas, derivadas de las informaciones de prensa y de los conocimientos médicos:

• Se trata de un paciente que tiene 62 años, que probablemente padece hipertensión arterial y alteraciones de los lípidos (colesterol y triglicéridos), obeso de contextura, sedentario, factores de riesgo para enfermedad cardio-cerebro-vascular.

• Presentó hace dos años un síndrome coronario agudo (SCA) que requirió manejo mediante puentes entre la aorta y las arterias coronarias, las cuales, se sabe, estaban severamente afectadas.

• El SCA obedece a un proceso de ateriosclerosis, enfermedad que compromete en mayor o menor grado todas las arterias del organismo y puede manifestarse clínicamente, de manera aguda, como un infarto de miocardio o como un accidente cerebro-vascular

• Aunque siguen en secreto los resultados, hace unas semanas fue sometido a una biopsia de próstata, la cual sólo se ordena ante la sospecha de cáncer y, a consecuencia de ella, presentó una severa infección que demandó tratamiento de cuidados intensivos, durante el cual sufrió un accidente cerebro-vascular isquémico, localizado a nivel del tallo cerebral.

• Por lo que se vio en las imágenes de televisión, es evidente que en el rostro de Angelino hay afectación del hemisferio derecho del cerebro, lo que lo hace propenso a una depresión, lo mismo que a un trastorno denominado labilidad emocional, es decir, enfrentar cambios en el estado de ánimo sin explicación, principalmente crisis de llanto fácil sin motivo.

• La asociación entre infarto de miocardio e infarto cerebral afecta negativamente las probabilidades de sobrevivir y aumenta el riesgo de presentar nuevas afectaciones al corazón o al cerebro u otros sucesos de mayor gravedad.

• El riesgo de repetir un accidente cerebro-vascular es del 25% en cinco años, pero la mayor probabilidad está dada en los siguientes seis meses del primer suceso.

• Las limitaciones funcionales, motoras, cognitivas y emocionales sólo podrán valorarse definitivamente en cinco meses y dependerán de la rehabilitación y de que no se presenten nuevos episodios clínicos.

• En conclusión, este enfermo tiene alto riesgo de un nuevo infarto cerebral en los próximos cinco meses, alto riesgo de un nuevo síndrome coronario y de un evento vascular mayor y fatal.

Y todo esto tan grave y preocupante en la salud de la persona que encarna la segunda responsabilidad de la Nación, se ha manejado con marrullas y en un complicado ajedrez político, en el que quedó claro que el Gobierno le mandó una avanzada de senadores lagartos al ilustre paciente, buscando encontrar evidencias de su incapacidad, pero como este enfermo de artificios también sabe, se les adelantó y salió a cobrar el supuesto milagro concediendo esforzadas entrevistas, para que pareciera que estaba convaleciente de un simple catarro.

Por eso, lo responsable y urgente es que al grupo médico que atiende al enfermo se le exija que se pronuncie acerca del pronóstico y el grado de discapacidad integral que padece el vicepresidente. Al menos por la salud del país.

Adenda. La pareja del año: Alejandro Ordóñez, el absolvedor general de la Nación, y Ruth Stella Correa, la excarceladora ministra de Justicia. Dios los cría.

[email protected]

 

366734

2012-08-11T23:00:00-05:00

column

2013-11-05T15:33:13-05:00

ee-admin

none

¿Enfermo imaginario?

21

4127

4148

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ramiro Bejarano Guzmán

Del nuncio apostólico

Notificados

Reencuentro Farc vs. uribismo

Reino de la hipocresía

20 años sin Garzón, todo lo mismo