Por: Carolina Botero Cabrera

Participación ciudadana en internet

Se debe reconocer el esfuerzo de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, que convocó la participación ciudadana para comentarios al instrumento internacional que se discute en la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, órgano de la ONU) para facilitar el acceso de personas ciegas y de baja visión a obras protegidas por derecho de autor.

Como valoramos ese esfuerzo, varios de nosotros presentamos comentarios. Sin embargo, hay que mostrar también las incongruencias del llamado para cumplir con el derecho a la información y con la obligación constitucional del Estado de “facilitar la participación de todos en las decisiones que los afectan”.

Primero, la convocatoria no explicitaba cómo se usarán los comentarios y cómo los darán a conocer. No se trata sólo de oír, sino también de actuar en consecuencia. Segundo, la estrategia digital de la Dirección es mala, su página no cumple con los estándares exigidos por Gobierno en Línea y el formulario que implementaron para la convocatoria no fue la excepción, no sólo no facilitaba la participación de los diferentes actores de la sociedad civil (sólo era para personas naturales) sino que, más importante aún, no era accesible a quienes se afectarán con las decisiones.

Sólo el 2% de la población de ciegos tiene acceso a medios electrónicos en el país y, como no se cumple con estándares de accesibilidad, ni siquiera ellos pueden enterarse. Por eso la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Limitados Visuales (Conalvi) presentará un derecho de petición a la canciller (responsable última de la política exterior, que es realmente lo que está discutiéndose), para que el proceso se repita correctamente.

El caso muestra que aunque no exista acuerdo sobre si el acceso a internet es o no un derecho fundamental por sí mismo, es evidente que sí es un tema de derechos humanos. Cuando se usa internet para el ejercicio de un derecho fundamental, hay que garantizar su acceso, esa es la diferencia con otros medios a los que estábamos acostumbrados, que no tienen una relación tan directa porque sólo son emisores, y es el tema que en general la Dirección no consigue interiorizar.

 

* Carolina Botero

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

La treintañez, la brecha digital y de género