Por: Santiago Villa

Platino para el mundo I

Condoto Platinum está en camino de iniciar uno de los proyectos de explotación de platino más grandes del país, en más de 100.000 hectáreas de ríos y selva chocoanos.

El platino es un mineral que fue descubierto en el siglo XVII por los esclavos africanos que barequeaban el río Condoto, en el Chocó. Los esclavistas españoles le dieron el nombre de “platina” porque tenía una apariencia similar a la plata; sin embargo, la platina no era un mineral valioso, sino un impostor cuyo hallazgo era decepcionante durante la búsqueda del oro.

Hoy, sin embargo, el platino es tan valioso como el oro. Ayer la onza de oro cerró a 1.425 dólares estadounidenses, y la de platino a 1.431. La hiper-industrialización de Asia, así como las nuevas reglamentaciones para reducir las emisiones de carbono de los automóviles (en la tecnología “verde” para automóviles el platino es un componente esencial), han generado una demanda de platino sin precedentes en la historia. En abril del 2003 el precio promedio de la onza fue de US$628. En 10 años aumentó más de 120%.

El proyecto de Condoto Platinum pretende crear, según la compañía que lo ejecutará, la “primera explotación moderna” de platino en Colombia, en 105.975 hectáreas de selva y ríos chocoanos. Por lo pronto, su objetivo principal es determinar si en Cerro Esperanza, que se encuentra a unos 25 kilómetros de la población de Novita, se halla la veta madre de la que proviene el platino que se explota alrededor del cerro.

El 25 de enero del 2012, el Consejo Comunitario de Novita, entre cuyos miembros probablemente se encuentren descendientes de los esclavos que descubrieron el platino, llegaron a un acuerdo de consulta previa con Condoto Platinum Ltda., un proyecto de exploración y explotación minera de la empresa australiana Bailey Mineral NL.

Gracias al acuerdo la compañía ya está explorando en la mina Martínez y entregaría regalías de 17,5%. La compañía espera que este precedente sea positivo para lograr acuerdos con los consejos comunales de Sipi, Condoto y Tadó, para aumentar a unas 120.000 hectáreas su área de exploraciones.

Los consejos comunales de Condoto y Tadó tienen un historial loable de comprometerse con la “minería verde”, que integra a los mineros artesanales en el circuito de producción de oro y platino. En enero del 2012, el Consejo Comunitario de Tadó (ASOCASÁN), obtuvo la certificación Oro Ecológico Fairtrade y Fairmined. El Consejo Comunitario de Condoto y Río Iró (COCOMACOIRO), por su parte, obtuvo la misma certificación en el 2011, y fue el primero en recibirla.

Sin embargo, la posición de negociación de COCOMACOIRO con Condoto Platinum Ltda. puede verse negativamente afectada por el colosal déficit que le ha generado al municipio una deuda con el Estado colombiano. A causa de una mora contraída desde 1996 por el no pago de prestaciones sociales a 76 maestros que pasaron al gobierno nacional, el municipio le debe a la nación 17.800 millones de pesos. Sería lamentable que un proceso de fortalecimiento de la minería artesanal y ecológica en Condoto tuviera un revés por las necesidades presupuestales del municipio. En otras palabras, que tengan que venderse para pagar la deuda.

El proyecto de Condoto Platinum Ltda. es particularmente sensible para los precios mundiales del platino, porque la oferta del mineral es precaria y susceptible a ser sacudida por eventos como la inestabilidad política y la protesta social. La mayoría de la minería de platino se realiza en Sudáfrica (aproximadamente 76% de la producción mundial), y otros países que producen platino son Rusia (15%), Zimbabue (8%) y Estados Unidos (2%).

Hasta comienzos del siglo XIX Colombia era la única fuente de platino en el mundo. Ahora, 200 años después, un proyecto que se desarrollará en el mismo lugar donde fue descubierto podría abrir un nuevo capítulo en la historia de su explotación, para bien o para mal.

En la próxima columna analizaré la convulsionada minería de platino en las minas al norte de Johannesburgo, que es donde se realizan las explotaciones de platino más grandes del mundo, y que ofrece un ejemplo de lo que podría llegar a suceder en Colombia, que se está convirtiendo en un país minero, como Sudáfrica.

Twitter: @santiagovillach

Buscar columnista

Últimas Columnas de Santiago Villa