Por: Carolina Botero Cabrera

Sobre leyes Lleras del gobierno Santos

Enter resumió la saga de las Leyes Lleras del gobierno Santos como un “pulso entre el gobierno y activistas” a lo que podríamos agregar que por ahora los resultados son 3 intentos de legislar que no consiguen superar exitósamente el trámite del congreso o las cortes y empieza el 4o.

El mismo día que celebrábamos el día de Internet se publicó en la gaceta la nueva versión del texto de la Ley 1520 de 2012 que el pasado enero la Corte Constitucional declaró inexequible por vicios de forma. Los ajustes son menores, importantes y dicientes. En esencia es igual, no nos oyeron excepto para aliviar el artículo que prohibía en forma exageradísima la retransmisión de señal de TV en Internet (al menos quitaron la expresión que intentaba evitar futuras legislaciones del Congreso en excepciones y limitaciones en esos casos).

Para abrir la discusión empiezo con uno de los problemas del proyecto particularmente escandaloso: la definición de lucro como cualquier “ganancia o provecho que se obtiene de algo” pues mercantiliza completamente cualquier actividad humana con contenidos protegidos por derechos de autor (educación, cultura, ciencia, información, etc.). Si cualquier provecho por acceder a una obra supone lucro, estamos limitando el alcance de las excepciones que dependen de ese calificativo, ampliamos la criminalización y cerramos el desarrollo del Internet que conocemos. ¿En qué ley de propiedad intelectual del mundo existe esta definición?

El TLC no impone esa definición. Más aún, cuando habla de lucro lo hace desde el ámbito de ganancia comercial. Entonces ¿de donde salió?,¿quién lo metió?, ¿por qué?, y ¿por qué no podemos ponerla sobre la mesa, discutirla y tumbarla?, ¿por qué debemos aceptarla? Pues porque el presidente Santos está presionado y nos asegura que su Dirección Nacional de Derecho de Autor sabe lo que es bueno para nosotros. Detengamos la saga, insistamos en que la regulación del entorno digital se haga con calma, que sea participativa e incluya consideraciones de derechos humanos y libertades civiles a ver si alguna de las locomotoras de desarrollo no se queda en promesa electoral.

El lema del gobierno Santos del día de Internet fue #YoAmoInternet, personalmente habría preferido #YoCuidoInternet y que lo cumpla para lograr el "país moderno" que quiere.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Carolina Botero Cabrera

Gobierno, ¡a cuidar las comunicaciones!

Primer round: super-SIC contra Facebook

¡Matamos la producción! Y acá no pasó nada