Por: Lisandro Duque Naranjo

Siga, señor Capriles

Los colombianos tenemos fama en Venezuela de ser muy formales en nuestros modales. De utilizar, por ejemplo, frases tipo “qué pena con usted”, “venga tomémonos un tintico”, etc., sobre todo cuando incurrimos en conductas graves.

Mucho de caricatura hay en esos estereotipos, que de parte nuestra les correspondemos a los venezolanos con prejuicios por el estilo de que son carentes de tradición académica y poco laboriosos. Además, aquí nos comimos ese cuento de Bolívar de que “los “granadinos” (nosotros) vivimos en una universidad, los “patriotas” (ellos) en un cuartel, y los ecuatorianos en un convento”. Las cosas han cambiado, y hoy podría decirse que los de cuartel y convento somos nosotros.

Sin embargo, cuando el presidente Santos recibe en palacio al excandidato Capriles, pareciera corroborar nuestra –o al menos la de él– reputación ladina. Y para contener la respuesta previsible del gobierno venezolano, dice que no hará “diplomacia de micrófono”. Se supone que porque prefiere la diplomacia telefónica, pues al día siguiente de esa visita, a las 6:30 a.m., la canciller María Ángela Holguín llamó a su colega venezolano, Elías Jaua, supongo que a decirle “qué pena con ustedes, tomémonos un tintico o ¿cuándo almorzamos?”. No se sabe qué le dijo él.

Capriles, desde luego, está en su derecho de visitar este país y de hablar con quien quiera, incluidos los del capitolio, pues el Congreso es de lavar y planchar. Pero ser recibido por el presidente de la República ya son palabras mayores, cuyos efectos debió calcular el anfitrión. Sobre todo si tres días antes estuvo en Bogotá el vicepresidente de EEUU., quien se pegó ese viaje a comprar flores, y tal vez a ordenar que se recibiera en palacio al excandidato. Obvio que con esa atención, JMS también quería darle un gustico al que lo antecedió en el cargo, quien hace poco se lamentaba de no haber alcanzado a invadir a Venezuela por quedarle apenas tres días de plazo para concluir su gobierno.

El hecho es que Santos y Capriles se encerraron a hablar una hora, y ni los colombianos ni los venezolanos sabemos de qué, algo que por lo menos quien tiene rango institucional debe revelar. Y que no fue solo sobre cómo está la familia, o qué bueno que hoy no llovió en Bogota.
A los que sí les han sobrado micrófonos ha sido a los de los noticieros, radiales y de los otros, muchos de los cuales reivindican el derecho del presidente a conversar con el excandidato venezolano, de igual manera, dicen, a como Chávez, en su momento, lo hizo con Iván Márquez en Miraflores. Pésima la comparación, pero al menos reconocen que el estatus de Capriles es el de enemigo activo de Nicolás Maduro. Y aunque olviden que el encuentro Márquez-Chávez tuvo lugar no solo bajo autorización, sino a pedido, del presidente de Colombia en ese instante, y para facilitar la gestión humanitaria de devolución de rehenes, por parte de las Farc, a Piedad Córdoba. Algo que también se pasó por la galleta el procurador.

Las consecuencias del encuentro Santos-Capriles apenas empezaron a fermentarse el jueves en la tarde. Ya hoy es viernes –día en que despacho esta nota–, y con razón el gobierno de Maduro está ofendido. Pero también los colombianos ante la irresponsabilidad del señor Santos, quien se muestra tan capaz de tirarse en paro intereses superiores a cambio de una causa menor. A menos que para él sea decisiva.

CONTRAVÍA. Me congratulo por la reaparición del programa Contravía, los sábados a las 10 p.m. por el Canal 1. Luego del exilio de su fundador, Hollman Morris, a causa de las ‘chuzadas’ aquellas, el Fondo Global Sueco ha permitido la vuelta a las pantallas de un espacio periodístico que honra la libertad de expresión en Colombia.

425466

2013-06-01T23:00:00-05:00

column

2013-09-18T12:37:41-05:00

ee-admin

none

Siga, señor Capriles

21

3889

3910

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lisandro Duque Naranjo

Estaba cantado

Las doñas del Centro Democrático

Los abogados de Álvaro Uribe Vélez

Operación “Uribito”

La vuelta al mundo