Por: Juana Téllez

El sector privado deberá tomar la batuta

Hemos recibido recientemente los datos oficiales de desempeño de la economía al cierre de junio. En el último trimestre, la economía creció 1,3 % anual y en todo el semestre el 1,2 % anual. Es un crecimiento débil que esperamos sea el cierre del período de ajuste lento y gradual tras el choque petrolero de 2014. En términos de crecimiento intertrimestral las noticias son mejores: la economía se expandió 0,7 %, mientras en el primer trimestre dicho crecimiento había sido negativo. En términos sectoriales, la agricultura llevó la batuta del crecimiento mientras la industria y el sector de minas y canteras tuvieron crecimientos negativos en el trimestre.

Por el lado de la demanda, en el tercer trimestre el consumo creció 2,1 %, mientras la inversión sólo lo hizo el 1,4 %. Y en términos de comercio exterior, las exportaciones siguieron en terreno negativo, cayendo un 1,7 %, mientras las importaciones crecieron 3,7 %. Los datos muestran la desaceleración que se mantiene en el consumo y se veía ya en las cifras de confianza del consumidor de Fedesarrollo y el poco dinamismo de los proyectos de inversión que se podía leer en los datos de uso de la capacidad instalada de la industria, la confianza de los empresarios y/o los planes de expansión del sector minero petrolero. En el caso del consumo, el esfuerzo mayor lo hace el Gobierno, con una expansión del 4,2 % anual frente al 1,5 % de los hogares.

Estas cifras y nuestras expectativas para el corto plazo año nos hacen pensar que el sector privado debe empezar a tomar la batuta en temas de consumo y respaldar una mayor expansión del consumo total. Los efectos negativos de la inflación alta y del aumento en la carga tributaria se deben ir diluyendo y facilitando las decisiones de consumo, así como se debe materializar aún más intensamente la baja en las tasas de interés del mercado en respuesta a la baja en la tasa de intervención del banco central. La inversión debería también aportar más crecimiento, más allá de las obras civiles que se expandieron muy bien en el segundo trimestre (a casi el 7 %), en especial en maquinaria y equipo en proyectos relacionados con el petróleo y algo en la industria.

* Economista jefe de BBVA Research.

Buscar columnista