Publicidad
21 May 2022 - 1:00 a. m.

Máquina

Andrés Marocco

Andrés Marocco

Analista deportivo

Así le dice a todo el que conoce y le tiene algo de confianza. Es muy respetuoso, pero bastante entrador. Lo conozco desde que coincidimos en Buenos Aires. Fuimos vecinos del bajo Belgrano, al lado de los bosques de Palermo, a pocas cuadras del Monumental de Núñez. A pesar de que uno intenta evitar entablar amistad con los jugadores en ejercicio, para no tener conflicto de interés en esta profesión, es imposible no sentirse cercano a Rafa.

Con la misma amabilidad que abrió las puertas de su casa para mi familia, me fue contando cada momento de su luchada carrera. Desde su natal Barranquilla y su paso muy joven por la cantera del primer equipo que ocupó su corazón, gracias al buen ojo del maestro Agustín Garizábalo. Con el Cali se terminó de formar y debutó en el profesionalismo colombiano para encaminarse hacia el exterior.

José Pékerman, después de seguirlo en la sub-20, lo llamó a la absoluta, pero no lo incluyó en la lista de la Copa Mundo. En España no le fue bien y todavía no hay mucha explicación para tal resultado. Un jugador como él debería triunfar con el Cholo Simeone a ojo cerrado y casi ni lo determinó, incluso lo mandó para el Villarreal, que no pudo tampoco aprovechar sus virtudes. No se acomodó, y como es normal hasta dudó para sus adentros de sus capacidades.

Pero apareció River Plate en su vida y todo volvió a encarrilarse. Marcelo Gallardo, que parece comprender a la perfección a nuestros talentos, lo fue llevando hasta convertirlo en el goleador de su era hasta hoy, en su largo período como timonel del millonario. Rafael Santos contrató al entrenador en definición de Mo Salah, el profesor paisa Jaime Pabón y dedicaba buena parte de su tiempo de descanso a trabajar en su mente y cuerpo en un club deportivo particular de la Capital Federal. No contento con eso, siempre ha sido un devorador de partidos en televisión y analista permanente de los movimientos de sus colegas.

Vivir en una ciudad que respira fútbol y encontrar un técnico que lo supo potenciar y aprovechar sus habilidades fueron claves evidentes para que volviera a Europa. No lo contrató el Bayern, pero de a poquito se fue ganando el cariño de los hinchas del Eintracht Frankfurt, una institución histórica, pero bastante local. Y llegó el 18 de mayo de 2022 y así, como siempre lo hizo en encuentros importantes, fue protagonista con su intensidad, aplicación y los dos goles que le dieron al francortés la mayor alegría de sus últimos años.

Ojalá sea el primero de muchos éxitos en la carrera de esta “máquina” poderosa de goles trascendentes en el Viejo Continente y que sean valorados por fin en la nueva selección, para clasificar sin problemas al Mundial de 2026, jugando en su verdadera posición, obviamente: “9”.

Andrés Marocco

Por Andrés Marocco

Periodista javeriano. Radioactiva, 88.9, 40 Principales, Caracol Radio. Dementes Deportivas, Telepolémica, Pelotas. Hoy en ESPN. Bumangués, del leopardo.
Síguenos en Google Noticias