22 Oct 2021 - 2:28 p. m.

Volver al 10

Andrés Marocco

Andrés Marocco

Fútbol / Rock

Mucho se ha dicho en los últimos años de la extinción del número más bonito en la historia de este deporte. Ese mismo que lucieron Pelé, Maradona, Zico, Zidane, Valderrama, Platini, Baggio, Francescoli, Riquelme, Del Piero, Totti, Ronaldinho, Rivaldo, Cubillas, Cueto, Aravena y tantos otros que seguro me olvido, con gran temor a defraudar su memoria. Hoy el mejor del mundo con ese número sin ningún tipo de discusión es Messi, aunque actúe con el dorsal 30 en el PSG. Colombia en todas sus categorías siempre ha tenido dieces en sus mejores gestas y actuaciones. El Pibe, Gio Hernández, Herrera, Quintero y, por supuesto, James. Es indiscutible que el enganche de hoy, por llamarlo de alguna forma, evolucionó. El de antes, lagunero y solamente obligado a crear y a poner pases decisivos, es muy difícil que se mantenga en cualquier formación. Para cubrir la función, muchos técnicos utilizan dos volantes interiores que lleguen a gol o que al menos pisen el área contraria. Y los más arriesgados, dos que se muevan detrás de los delanteros.

Como lo hemos venido diciendo, sin el ánimo de descubrir nada oculto, el problema más evidente de la selección de mayores es la falta de creación y de quien le dé continuidad al juego a partir del segundo pase.

El último partido que tenemos presente de gran fútbol en una competición oficial fue contra Polonia en Rusia 2018. Pékerman puso dos enlaces en cancha a pesar de la buena fama del rival, con todo y Lewandowski a bordo. Ahora que ya está jugando por fin en Catar, pensar en reunir a James con Juanfer otra vez es lo lógico, pero es muy probable que el equipo chino donde juega el talentoso mediocampista no lo preste para la doble fecha novembrina. Por eso, hay que buscar alternativas urgentes para que Rodríguez tenga socio o al menos un suplente natural. No puede volver a equivocarse Rueda como este mes al no llamar alternativas en esa posición. Habrá que evaluar el momento de Cardona (lesionado), Carrascal y, ¿por qué no pensar en Ricaurte o Arango de la MLS? Los cuatro podrían aportar bastante de la mitad del campo hacia arriba. Sería interesante también, de la liga norteamericana, probar a Edward Atuesta, figura hace rato de Los Ángeles FC, o al reclamado Víctor Cantillo, de buen desempeño en el Corinthians de Brasil. Claro, si desde la cabeza del proyecto no se sueltan las amarras vamos a seguir naufragando. Todos estos nombres mencionados necesitan vía libre para pensar, proponer, hacer la pausa y pasar al ataque. Si la premisa sigue siendo cuidar el cero, la estrategia no va a funcionar en la tricolor.

Cuando a usted le dicen que va a dirigir Colombia debe tener claro que tiene que mostrar una expresión definida con el paso de los años. No hemos ganado nada prácticamente en cuanto a títulos, pero sí hay un respeto y un reconocimiento en el planeta que ha costado conseguir. Rueda fue campeón con Nacional de la Copa Libertadores atacando con Macnelly, Guerra, Marlos, Berrío y Borja. Dos creativos, dos extremos y un centro delantero que hacían daño. Mantenían ocupadas a las defensas contrarias y no se preocupaban primero por defender y quitar la pelota. No se le pudo haber olvidado tan rápido al timonel colombiano que así es como nos acercamos a las victorias siempre. La esperanza de que lo recuerde es lo último que se pierde.

Comparte: