Publicidad
16 Dec 2021 - 5:10 a. m.

Cartas sobre hipocresía internacional, la verdad, la censura y el salario mínimo

Hipocresías

Centenares de trabajadores inmigrantes han muerto o quedaron heridos construyendo las infraestructuras deportivas para el próximo Mundial de Fútbol en Catar. No obstante, no vemos a las potencias occidentales rasgarse las vestiduras por esta violación de los derechos humanos. Igualmente, las violaciones de los derechos humanos de los palestinos por parte de Israel tampoco son boicoteadas ni económica ni diplomáticamente. Por lo tanto, ante semejante hipocresía occidental, ¿por qué deberíamos secundar los boicots contra China? Primero miremos la viga en el propio ojo antes que la paja en el ojo ajeno.

Gabriel A. Méndez H.

Sobre un editorial

Por estar de acuerdo con el editorial, señalo lo siguiente:

La verdad, durante este largo conflicto armado, es indispensable para fortalecer el proceso de paz.

Fortalecer el Estado social de derecho es la condición básica para la construcción de la paz.

Por ello se requiere ajustar las Fuerzas Armadas y de Policía a la Constitución, por ende, un cambio político, que permita que los civiles asuman la responsabilidad de dirigirlos. El punto de partida, en consecuencia, es convertirlos en factor de desarrollo del país, a partir de las zonas periféricas y las fronteras.

Ernesto Guarnizo Llanos.

Mordaza a la prensa

No sé de qué se asustan ustedes. Cuánto hace que esta mal llamada “dirigencia” ajustada y remachada en sus altos puestos, comenzando por los congresistas, ha intentado, primero en forma disimulada y ahora en forma franca, abierta y motivada por un gobernante incapaz y que en su período final, dando patadas de ahogado, para mostrar su incapacidad y su impotencia, acostumbrado a premiar a los más corruptos como una forma de burlarse de los colombianos, a quienes detesta y odia en lo más profundo de su ser, vienen a dar la estocada tan ansiada y certera al ejercicio de la prensa libre y no arrodillada.

Arnulfo Sáenz Ramírez.

Una gran, gran, gran noticia

Me costó creer que se aprobó casi que por aclamación el nuevo salario mínimo, pero así fue. Una gran noticia después de la crisis de la pandemia que da esperanza.

Federico Vélez

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com

Síguenos en Google Noticias