4 Jul 2022 - 5:00 a. m.

El verdadero milagro del ingeniero

En su columna titulada “El milagro del ingeniero”, el escritor William Ospina justificó mucho las impertinentes formas y lamentables salidas en falso del candidato Rodolfo Hernández, derrotado el 19 de junio, durante esta accidentada campaña por la presidencia de la República. De todo lo que dijo, quiero concentrarme en la parte que más me llamó la atención. Voy directo al grano:

Honorable William, sus tesis de que Rodolfo carece de hipocresía y no tiene vínculos con la corrupción se caen por su propio peso. Es cierto que Rodolfo no está condenado, pero hizo campaña ondeando el estandarte anticorrupción al mismo tiempo que sus votantes pasaban de largo las contundentes pruebas en contra de él y su hijo. Existen audios donde presiona a funcionarios a prevaricar en favor de la empresa con la cual su hijo suscribió. El mismo que —por inverosímil que parezca— autenticó en una notaría un contrato de corretaje, nada menos que una coima en un contrato financiado con dinero público.

Síguenos en Google Noticias

 

Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.