En vivo
Iván Duque ante la Asamblea General de la ONU
El primer mandatario hablará de los grandes temas de la discusión global: cambio climático, migraciones y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con la defensa de la democracia y la paz.
El primer mandatario hablará de los grandes temas de la discusión global: cambio climático, migraciones y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con la defensa de la democracia y la paz.
Minimizar
17 Feb 2021 - 3:00 a. m.

El “sastre” de Uribe y la democracia

Muy pronto, en los primeros días de marzo, el abogado Gabriel Jaimes que funge como fiscal investigador de Álvaro Uribe Vélez y quien fue puesto en este caso por Francisco Barbosa, que a su vez fue puesto por Duque, el presidente que Uribe puso, es decir, el sastre Jaimes, deberá terminar de coserle el traje que mejor le ajuste al cliente expresidente. El mes entrante termina el tiempo que la ley le da a Jaimes para acusar al jefe de sus jefes de fraude procesal y soborno a testigos, o archivar el asunto. Pero no tenemos que esperar: en manos de su subalterno indirecto, el también jefe de la bancada más fuerte del Congreso, en suma, el dueño de Colombia, será absuelto y pasará a la historia como mansa paloma, gracias a que el dios Poder lo protege. Primero, Jaimes intentó devolver el proceso que recibió, avanzado, de la Corte Suprema, a ceros. O sea, trató de invalidar centenares de pruebas que recopilaron y valoraron dos salas diferentes del máximo tribunal penal del país con el fin, supone uno, de demorar la investigación y dejarla en estado vegetativo, eternamente. Cuando un juez lo puso en su sitio y le dio la orden de continuar con la siguiente etapa, Jaimes obedeció la forma, no el fondo: “Optó por repetir el trabajo que ya había hecho la Corte”, según contó El Espectador, y “desde entonces, ha decretado la recolección de más de cien evidencias... (aunque) la mayoría de ellas ya están en el expediente y, en otras, la atención (de Jaimes) se está yendo hacia el testigo estrella (contra Uribe): Juan Guillermo Monsalve” (ver). Con el fin de que el pantalón y el saco tengan la medida exacta de su modelo, el sastre está revisando, también, otros procesos como el del exapoderado de Uribe Vélez, Diego Cadena, procesado y preso por los mismos hechos delictivos que involucran al exmandatario. Y ha ordenado volver a hacer las entrevistas de 26 testigos, casi todos los que declararon a favor del exmandatario.

Curiosamente, el principal defensor del procesado, que cuestionaba con dudosa validez jurídica cada paso que daba la alta corte, ahora está contento y los actos de Jaimes le parecen perfectos: “Es usual” que el fiscal quiera ahondar, dijo a este diario, e indicó que “lo que más nos interesa es que el trabajo de la Fiscalía sea lo más completo posible”. ¡Muy comprensivo! Una semana después del artículo de El Espectador, El Tiempo le dio continuidad al tema con una nota cuyo título es sintomático: “La nueva evidencia que está apareciendo en el caso Uribe”. Allí se notifica que el sastre Jaimes “legalizó una evidencia relevante... que si bien conoció la Corte cuando tuvo el caso y dictó medida de aseguramiento contra Uribe, allá no fue legalizada aunque la defensa del exmandatario lo solicitó” (ver). En lenguaje cristiano, el sastre introdujo al proceso material útil para el expresidente aunque haya sido calificado como inválido o inconducente por seis magistrados de la cúpula judicial cuya preparación profesional no solo es más sólida: sobre todo, es autónoma.

El 15 de diciembre pasado, una revista penosa desde cuando abandonó el periodismo para convertirse en el órgano de propaganda política lanzó una “chiva” con el #URGENTE: la Comisión de Acusación vinculaba a una investigación al extogado de la Sala Penal de la Suprema José Luis Barceló, en cuyo despacho se había abierto el caso Uribe. A la Comisión, un órgano político de mayoría uribista, compuesto por representantes a la Cámara que también cuenta con mayorías uribistas, llegó una denuncia del parlamentario uribista Ricardo Ferro contra Barceló quien ha sido atacado de manera feroz por el mandamás, por su partido y su bancada. Ferro no es cualquiera: acababa de renunciar a la misma Comisión en la que aparecía como denunciante del exmagistrado. Por tanto, actúa como en casa. Su reclamo es copia fiel de hechos que ya habían sido alegados por el apoderado del exmandatario y desechados por la Corte. Gracias a la divina providencia, la denuncia de Ferro llegó al despacho de Edward Rodríguez, uribista. La revista uribista, a la que un uribista le dio la noticia, sorprendió a Barceló con su vinculación judicial a un proceso del que aún no había sido notificado. De otro lado, el país es testigo del ataque público que sufrieron los magistrados de la Sala de Instrucción de la Suprema que revisaron el proceso del expresidente cuando el despacho de Barceló lo remitió para su examen. Fueron ellos los que determinaron, por unanimidad, la detención preventiva del exmandatario. Desde entonces, el hostigamiento a esta sala tampoco ha cesado. A tal punto que, aunque sea inútil, varios togados interpusieron una denuncia por el delito de amenaza contra servidor público ante la Fiscalía de Barbosa debido a las reiteradas manifestaciones verbales en su contra, incluyendo un “muro” con sus fotos, en que los vinculan con las Farc. Más que por lo que suceda con esta denuncia en que ni Barbosa ni Jaimes tendrán interés, La queja de los togados será significativa como constancia del clima hostil que sufren y sufrirán quienes intenten administrar justicia independiente: Uribe, inocente y aclamado. Sus jueces, perseguidos y condenados. Viva la democracia.

Comparte: