Publicidad
2 Oct 2022 - 2:00 a. m.

Sensaciones

La vida útil de un futbolista, hoy en día, se puede fijar entre doce y quince años, eso sin lesiones serias, sean físicas y/o mentales. Lucas Barrios, figura en Alemania, la selección paraguaya y en varios clubes de Chile y Argentina, a los 37 años decidió retirarse de la actividad. En sentidas palabras, agradeció haber podido jugar 20 años. Ramires, volante brasileño, con 35 años, también dio sentido adiós después de una dilatada carrera en Brasil, Inglaterra y China.

Recuerdo que Osvaldo Ardizzone, célebre escritor, poeta y comentarista de fútbol, escribió una carta abierta a Alfredo Di Stéfano cuando este, habiendo salido de la gloria del Real Madrid, persistía con 40 años continuar en el Español de Barcelona. El párrafo final del mensaje decía: “La muchacha de mis sueños, la que conocí a los 20 años, la encontré con otra cara, con la mirada distinta y aquel andar que tenía, se lo había llevado el tiempo. Y casi lloré de pena, la vida no se detiene, recuérdelo, Alfredo, es mejor pararse a tiempo”. Toda esta reflexión solo pretende decir a jugadores como Falcao García, gran ser humano, señor y ejemplo para tanto jugador nuevo, que él y sólo él decidirá cuándo parar. Atender consejos, recomendaciones de terceros o familiares no sirve. Solamente él, y a conciencia, fijará hasta cuándo jugará.

En paralelo, vemos cómo dos jugadores jóvenes, Daniel Ruiz y Carlos Andrés Gómez, despuntando ya como futbolistas que marcan diferencia, quizás se sientan acorralados, porque la fama, siempre tan efímera, ya los eligió. El descenso en rendimiento, en el campo netamente de fútbol por estos días en su equipo, los llevará a no escuchar tantas lisonjas, amarradas a las exigencias y la presión, que los confundan. Los equipos rivales ya saben de sus hechuras y es obvio que diseñarán estrategias para anularlos. Habrá más marca, juego más fuerte, y será allí, entonces, donde revelarán su verdadero potencial. Es la sensación que tengo, recordando que cualquier jugador ofrece caídas y subidas en su rendimiento a lo largo de su trayectoria.

Otra grata sensación fue la brindada por la selección en los amistosos ante Guatemala y México. Luis Sinisterra y Jorge Carrascal se llevaron las mejores calificaciones por el espíritu alegre, punzante y contundente que aportaron al grupo.

Finalmente me quedó una sensación extraña, hablando de esta selección. Néstor Lorenzo, técnico, propuso en los primeros tiempos de los dos juegos una alineación muy cercana en su estilo a la anterior, la orientada por Reinaldo Rueda, y en las etapas complementarias, una más vigorosa, determinante y con agresividad ofensiva. ¿Sería casualidad? Lo cierto es que la de los segundos tiempos ilusionó. Sensaciones nada más.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.